Antanas Strazdas

Nació el 12 de marzo de 1763 en la localidad de Astravas, cerca de Zarasai (Lituania del nordeste), y murió en 1833 en Kamajai, en la misma región litua­na. Frecuentó la escuela de los jesuítas de Illuxt (Curlandia), y estudió en los semi­narios de Kraslava (Letonia oriental) y Varniaci, donde en 1790 fue ordenado sacer­dote. Actuó luego como vicario en diversas iglesias rurales de Lituania; pero no consi­guió adaptarse a las exigencias de la disci­plina eclesiástica y del celibato, y suscitó constantes conflictos con sus superiores, en tanto viose apreciado y amado por el bajo pueblo. Vivió una existencia inquieta y nó­mada, y falleció en medio de una gran po­breza. Su memoria ha perdurado en nume­rosas anécdotas que hacen pensar en cier­tos rasgos de Till Eulenspiegel.

Sus poe­sías, escritas en el lituano del siglo XVIII, rico en expresiones germánicas y polacas, gozan todavía de popularidad; algunas de ellas, como, por ejemplo, El tordo [Strazdas], La primavera [Pavasaris], Viene vo­lando un cuervo negro [Ir atskrido juodas vamos], El canto del huérfano [Siratos giesme] y El cuclillo [Gegujele], se han convertido en verdaderas canciones populares. Tales composiciones aparecieron en 1814 en una colección titulada Himnos profanos y sacros (v.). Con frecuencia se dan en estas poesías motivos de animales, de pájaros en particular; en ellas puede hallarse también una especie de panteísmo primitivo, inspi­rado en una alegría de la vida afín a la propia del Renacimiento. Strazdas compuso tam­bién versos en polaco.

V. Kiparsky