Angel de Campo

Escritor mexicano; nació en la ciudad de México en 1868, murió en 1908. Estudiante de medicina, abandonó sus estu­dios en aras de su vocación literaria y aca­bó siendo empleado de Hacienda.

Costum­brista singular, su realismo es impulsado por una intensa ternura que en muchos ca­sos lleva al narrador a verdaderos excesos sentimentales; sin embargo, su sentimiento es siempre generoso, sin las profundidades ni la morbosidad ocasional del naturalismo.

Derramó por periódicos y revistas numero­sos artículos humorísticos firmados con el seudónimo Tick-Tack y produjo tres Volú­menes de cuentos con el seudónimo Micros, a los que tituló: Ocios y apuntes (1890), Co­sas vistas (1894) y Cartones (1897).

Publicó en El Nacional como folletín su novela corta La rumba. Entre los buenos novelistas mexicanos de este período, es posiblemente nuestro autor el más limitado en cuanto a construcción y creación se refiere, pero es también el más ponderado y generoso, y quizás el costumbrista más estimable; su finura y su sentido artístico, pese a lo des­cuidado del lenguaje, le permiten lograr efectos literarios de indudable belleza. Na­die le gana en la expresión del detalle con exactitud, brillantez y colorido.

J. Sapiña