Tribulaciones y dolores de un miembro de un jurado literario

Algunos se lo toman en este plan...

Veo por ahí demasiadas quejas y lamentos, y como por mis muchos pecados, o mis muchas horas de teclado, he tenido ocasión de ser organizador, concursante, ganador y jurado, trato de poneros en situación:

-Te llaman un día para preguntarte si quieres colaborar con la organización de Cantalasperas. Allí tienes un amigo, o resulta que ganaste ese concurso hace años, así que les dices que vale, que estupendo.

-Poco después te envían una caja enorme y piensas si será un jamón. Con el cuchillo en la mano y la saliva humedeciendo los labios destrozas la caja, y descubres una pila de folios como para restaurar los cimientos del Escorial. ¿Me tengo que leer esto? ¿qué habrán fumado estos tíos?

-Bueno, pues te lo lees. O algunos nos lo leemos, porque luego, durante las deliberaciones del jurado te queda claro que no todo el mundo se ha leído las obras. Algunos relatos te los lees enteros y otros se los das al demonio allá por la segunda página. Y mientras los lees descubres que hay un montón de gente que escribe para ahorra en psiquiatra, porque en realidad no tienen nada que decir, ni puñetera idea de cómo decirlo. Luego están los peores: los que sí saben cómo decir algo, y aprovechan esa técnica para contarte tópicos, ideas manidas, encajes de bolillos con lo políticamente correcto y estampillas diversas del país del piruleta en las que todos los pobres son buenos y los ricos son malos, por citar sólo una de las muchas tonterías que se repiten hasta el bostezo.

-En ese punto, cuando llevas condenados al hoyo treinta o curenta relatos, te empiezas a sentir culpable y te preguntas qué opinarán otros jurados de las cosas que tú escribes. En ese momento, te das cuenta de que los quinientos relatos particpantes se han dividido en cinco grupos de cien, y el que tú deseches se va a morir para los restos. Y te das cuenta también de que a medio relato de alguien te han llamado para comer, y a medio relato de otro alguien te llamaron por teléfono, y a medio relato de otra persona, persona real de carne y hueso, te tocó ayudar a prepara la cena. Y no lo leíste con atención. Y no te enteraste de lo que decía. Y está en el montón de los descartados, ya sin remedio.

-Así que te sientes un mierda, y repasas los descartados. Y donde tenías ocho cuentos seleccionados, acabas teniendo catorce, aunque persiste la duda de haber sepultado alguna joya.

-Entonces te llaman los dela organización para preguntarte cómo va la cosa y decirte que hay que reunirse la semana que viene. Les cuentas que ya tienes el trabajo hecho y que has seleccionado quince relatos, y entonces oyes las risas al otro lado del teléfono y te dicen que quince por cinco son setenta y cinco, y que si pienso que vamos a estar discutiendo una semana el fallo. Y que tengo que elegir tres o cuatro, como mucho.

-Así que vuelves a leerlos, ¿y a cuáles te vargas? Pues a los que dicen lo mismo que otros que has leído. A los que se repiten. Sabes de sobra que cada autor es único, pero cuando llevas tres mujeres maltratadas y siete guerras civiles, van todos a la fosa común por repetidos. Y te la sopla que sean de distintos autores.

Multiplicad ahora eso por cinco miembros del jurado, añadid el amigo o el pariente del político o del escritor local que ha logrado meter cuchara y que parte con una cabeza de ventaja en las discusiones finales, porque tiene quién lo apoye y al resto, a los que somos neutrales, nos da un poco lo mismo, añadid una pizca de cabezonería, un mucho de manipulación política para que le cuento no diga esto o aquello, y entonces….

¡Entonces sabréis que ganar un concurso tiene más de milagro que de otra cosa, carajo!

 

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Tribulaciones y dolores de un miembro de un jurado literario»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Tribulaciones y dolores de un miembro de un jurado literario»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

VENUS KHOURY-GHATA, PREMIO GONCOURT DE POESÍA 2011

VENUS KHOURY-GHATA, PREMIO GONCOURT DE POESÍA 2011

Por: Berta Lucía Estrada Estrada

El pasado miércoles 7 de diciembre fue otorgado el Premio Goncourt de Poesía a Venus Khoury-Ghata, quien ha ganado innumerables preseas literarias, como el Premio de la Academia Francesa (2009), el Premio Apollinaire o el Premio Mallarmé, entre otras.

Venus Khoury-Ghata nació en 1937 en el norte del Líbano, en un pequeño pueblo llamado Pshery, el mismo que vio llegar al mundo al poeta Jalil Gibran. Desde 1972 vive en París. Inicialmente trabajó para la revista Europa, dirigida en ese entonces por Louis Aragon, a quien ella, en compañía de otros colegas, tradujo al árabe. Es novelista y poeta, ha publicado alrededor de treinta títulos. Es de anotar que el New Yorker, al referirse a esta insigne poeta y novelista, dijo la siguiente frase: “Venus Khoury-Ghata es a la poesía lo que Gabriel García Márquez es a la novela”.

Su última libro Où vont les arbres? (¿Dónde van los árboles?) Mercvre de France 2011, indaga en su tema predilecto, la muerte. Ante nuestros ojos desfila la patria herida, violada, devastada por el fuego inclemente de la guerra. La Patria que tiene mil, un millón de amantes, la Patria que se casa todos los días con alguien diferente y a la que la autora llama madre:

“Se casa con guerreros y soldados de plomo

La casa se hundía a medida que ella se casaba de nuevo y que

Las lágrimas corrían por nuestras mejillas”

Es una progenitora que a pesar de estar muerta sigue engendrando hijos de hombres desconocidos que la violan en el patio trasero de un cementerio.

A veces es una madre que ama a sus hijos, pero otras:

“La madre quería vender a sus hijos pero ningún camino los aceptaba”

“Entre la madre y nosotros estaba la sombra del invierno”

“La madre nos quería con brazos largos… para introducirnos en su sueño”

La madre, con cara de fuego, se pierde en las colinas o detrás de los árboles, es esquiva, a veces amante, pero en general violenta. Es una trashumante en un “paisaje sedentario”. Cree partir cuando en realidad es el camino el que avanza.

Cuando hace referencia a la casa, describe su techo como una tumba, pero también como un hueco que entierra el sol:

“La casa le dio la espalda

Ella cavó un hueco dentro de otro hueco y cada noche enterró un sol”

La madre, eterna lavandera, lava la sangre de la tierra mientras que las manos de sus hijos se transforman en piedras.

Al final se pregunta quienes somos para contar la vida de nuestros padres mientras morimos con cada lámpara que se extingue.

Nota: La lectura de este libro me hizo sentir que en vez del Líbano, arrasado por guerras intestinas, la poeta estaba hablando de Colombia y de nuestros ríos de sangre, un país muy diferente a aquellos que se empeñan en mostrar sus habitantes, marcados por el signo de la violencia y de la pobreza, como los más felices del planeta.
Blog El Hilo de Ariadna: www.elespectador.com, (sección cultura)
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2011/11/19/giacometti-y-los-etruscos/
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2011/11/27/marienne-von-werefkin-y-el-expresionismo-aleman/
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/2011/12/04/pompeya-el-arte-de-vivir/

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»VENUS KHOURY-GHATA, PREMIO GONCOURT DE POESÍA 2011 »
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «VENUS KHOURY-GHATA, PREMIO GONCOURT DE POESÍA 2011 »

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Javier Pérez, premio de novela de Badajoz por ‘El secuestro del candidato’

El novelista Javier Pérez

La novela El secuestro del candidato del escritor leonés Francisco Javier Pérez Fernández, quien ya fue Premio Azorín de Novela en 2006, y el poemario Crónicas de Atenas del sevillanoManuel Jurado López, han sido las obras galardonadas en los premios de novela y de poesía ‘Ciudad de Badajoz ‘ dotados con 18.000 y 9.000 euros respectivamente.

En la categoría de Periodismo, dotada con 6.000 euros, fueron premiados los periodistas de HOYJuan López Lago y Antonio Armero por el trabajo ‘Campaña electoral en Extremadura 2011’ publicado entre los días 6 y 23 del pasado mes de mayo y en el que hacían un seguimiento de los candidatos del PP y el PSOE durante los comicios autonómicos de este año en Extremadura.

El jurado concedió dos menciones especiales dentro de este premio a Álvaro Corcuera Ortiz de Guinea por el reportaje 42 años esperando la muerte publicado en El País Semanal y a Lucas Garra por Los últimos del zoo de Almendralejo, publicado en HOY.

También fueron galardonados con el IV Premio de Pintura, al que el consistorio destina 12.000 euros para adquisiciones, Lola Berenguer, de El Ejido (Almería) por ‘Impronta’; Albano Hernández, de Avila por ‘Valquirias’ y Pedro Gamonal, de Navalmoral de la Mata por ‘Valle del Tajo’.

Por su parte, la madrileña Teresa Esteban e hizo con el V Premio de Escultura, dotado con 9.000 euros, por la obra titulada ‘Paseo por el amor y la muerte’.

Según informa Hoy, la gala de entrega de premios, celebrada este 22 de octubre, fue conducida por la periodista María Rodríguez Vico y contó con la actuación del Coro de Cámara de Extremadura, dirigido por Amaya Añua Tejedor, una formación nacida en el seno de la Orquesta de Extremadura y compuesta mayoritariamente por profesores y estudiantes de música de la especialidad de canto.

secuestro-del-candidato»>http://www.periodistas-es.org/escritores/francisco-javier-perez-fernandez-premio-novela-de-badajoz-por-el-secuestro-del-candidato

Otras obras del autor en www.javier-perez.es

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Javier Pérez, premio de novela de Badajoz por ‘El secuestro del candidato'»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Javier Pérez, premio de novela de Badajoz por ‘El secuestro del candidato'»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Muerte entre poetas, de Ángela Vallvey.

Muerte entre poetas. Vida entre cabrones... (como la Universidad misma)

Comprada por casualidad y leída por gusto, estamos ante una novela que refleja perfrectamente una época, y eso ya es mucho.

Es fama que la novela finalista del Premio Planeta suele ser mejor que la ganadora. En este caso, no podemos estar seguros de tal cosa, pues  no hemos llegado a leer «La hermandad de la Buena suerte», de Fernando Savater, pero la finalista nos ha dejado un regusto agridulce.

Por diversas circunstancias tuve el placer de conocer a la autora y tengo que decir, sin cinismo, que me gusta mucho más ella que la novela. Y no sólo en presencia, que vale lo suyo, sino también en agudeza, inteligencia y conversación. De hecho, tras conocer a Angela Vallvey y leer su novela tiene uno la impresión de que se ha contenido o de que le han recortado de algún modo los ramalazos de vivacidad e inteligencia que, aún así, descollan entre las páginas de este libro un poco obvio en lo que se refiere a la trama policiaca.

La trama negra no es mala, pero resulta algo floja, aunque con gracia. Pero la gracia no es de la trama, sino de la autora. Me explico: los investigadores no interesan a nadie y los investigados no tienen ni media bofetada como criminales, pero el conjunto, con el enfoque que le da la autora, resulta curioso.

La idea es más o menos esta: una vieja millonaria y viuda de un poetastro del franquismo, trata de lavar la imagen de su marido convocando un bien pagado congreso de poetas donde cada uno de ellos deberá presentar una ponencia sobre el poeta difunto. La gracia del tema reside en que todos se odian bastante entre sí (con más o menos cordialidad), y concretamente odian más que a nadie a uno de los asistentes, que es asesinado.

El difunto era un profesor universitario que plagiaba los trabajos de sus becarios (algo común), mamoneaba las subvenciones (algo habitual), y cerraba el paso a todo el que no le rindiese la suficiente pleitesía (algo corriente)

A partir de ahí, tenemos un recorrido demasiado amplio por la vidas y amores de cada cual, con una web investigadora detrás de todo, un hacker que no sabe lo que dice, unos policías que aparecen poco y no investigan un carajo y un esfuerzo mínimo por interesar al lector en todo lo que no sean las peripecias personales de cada cual, muy a lo ilusiones perdidas de Balzac, pero con toda la mierda y la podredumbre de la universidad y el mundillo poético perfectamente retratados.

El culpable puede ser uno cualquiera o ninguno. La novela negra es mala. La novela costumbrista es brillante.

 

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Muerte entre poetas, de Ángela Vallvey.»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Muerte entre poetas, de Ángela Vallvey.»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI