Los Jardines o el Arte de Embellecer los Paisajes, Jacques Delille

[Les Jardins ou l’Art d’embellir les paysages]. Poema didáctico en cuatro cantos, del escritor francés Jacques Delille (1738-1813), publicado en 1782. En­seña a construir, dibujar y conservar los jardines, que tan importante papel desem­peñan en la vida moderna porque ennoble­cen el ánimo e inspiran suave melancolía; con nociones expresadas con claridad pero también con aridez, el autor intenta des­cribir gentilmente el encanto que es pro­pio de una naturaleza exuberante y libre. Todo queda reducido a los límites de lo justo y racional; pero la manera de orga­nizar la naturaleza, aunque demuestra el dominio del hombre sobre las cosas, engen­dra en el libro una pesadez descriptiva que sofoca la poesía.

La obra, que enlaza con la tradición virgiliana, con Alamanni, con los mismos poetas del siglo XVIII y con los sentimentales adoradores de la Naturaleza, habla en el primer canto, de los paisajes amplios y solemnes y de la construcción de los jardines regulares; en el segundo, de los fondos pintorescos, las plantaciones y la parte más importante de los jardines, es decir, la perspectiva de lugares y las vistas de conjunto; en el tercer canto se describen varios objetos de embellecimiento, flores de todas clases, exóticas y nacionales, grupos de rocas, cascadas y juegos de luces; en el cuarto, de la construcción más com­plicada de escenas idílicas, ora voluptuosas, ora graves, capaces de dar al visitante la impresión de una cosa viva. Abandonándose a la fascinación de alguna visión impreg­nada de dulzura, por no decir de una tris­teza ya prerromántica, el artificioso escritor encuentra imágenes delicadas que explican la fama de la obra en la incierta atmósfera poética de su época, al mismo tiempo que conservan su recuerdo junto a las famosas traducciones de Virgilio.

C. Cordié