Lo Justo e Injusto del «No se Puede», Daniello Bartoli

[Il torto e il diritto del «non si può»]. Tratado de Daniello Bartoli (1608- 1685), publicado en 1655 y propiamente titulado Lo justo y lo injusto del «No se puede», dado en juicio sobre muchas reglas de la lengua italiana examinado por Ferrante Longobardi [21 torio e il diritto del Non si può dato in giudicio sopra molte regole della lingua italiana esaminato da Ferrante Longobardi ]. En esta obra el doc­to y versátil jesuíta trata de demostrar, contra las pedanterías de los literatos que condenaban lo que no está conforme a la lengua de un siglo tomado como modelo y particularmente al «áureo» siglo XIV, que no puede haber reglas estilísticas en­tendidas de un modo absoluto. Incluso los grandes autores escribieron según un modo suyo particular que brotaba del tono de su obra y de su inspiración: también ellos a veces están «fuera de las reglas». De aquí parte el literato de Ferrara para sostener que falta hasta la fecha un principio sólido para bien escribir: no se puede encontrar en la autoridad de los escritores, ni en los gramáticos, con todas sus normas, ni en el mismo tiempo.

Todos estos principios va­len, pero más que todos vale la libertad que el escritor sabe encontrar para su crea­ción. Por lo tanto en el «no se puede» de los gramáticos debe verse lo que hay de injusto. Claro está que Bartoli en la apa­rente excentricidad de su posición, más que nada apoyada en su práctica de lector y de su buen sentido de crítico, no estaba guiado por profundas razones filosóficas; y que la estética moderna, negando a la gramática carácter de verdadera ciencia, parte de prin­cipios muy distintos sobre el arte y la fun­ción normativa de las «reglas». Bartoli acen­túa su posición en las argumentaciones de otra obra de naturaleza especialmente lexi­cográfica: el Tratado de la ortografía ita­liana de 1670. Lo justo y lo injusto provocó varias discusiones entre los contemporáneos y posteriores; entre otras cosas es digno de nota el libro del mismo título debido a Niccoló Amerita (1659-1717), más conocido como reformador del teatro cómico. Con las observaciones de Amerita y con otras anotaciones del abate Giuseppe Cito, abo­gado napolitano, la obra se publicó nueva­mente en la ciudad de Brescia en el año 1822. entre las Obra-s morales y científicas de Bartoli.

C. Cordié