Las Hermanas Fatídicas, Thomas Gray

[The Fa­tal Sisters]. Oda a la manera de la antigua poesía noruega, de Thomas Gray (1716- 1771), publicada en 1768. Sigurd, conde de las islas Orkney, que había ido con una flota a Irlanda en ayuda de Sigtryg el de la barba de plata, entonces en guerra con­tra su suegro Brian, rey de Dublín, ha sido derrotado y muerto en medio de una gran carnicería; pero el ejército adversario su­frió pérdidas aún mayores con la muerte del propio rey Brian en la contienda, el día de Navidad. Precisamente aquel día, un escocés de Caithness ve a lo lejos un grupo de caballeros que a toda velocidad cabalgan hacia una colina de Escocia y des­aparecen en sus entrañas. Empujado por la curiosidad, se acerca y, a través de una hendidura de la roca, ve doce gigantescas figuras femeninas ocupadas en un telar: son las Parcas, que tejen en roja tela el hado mortal de los guerreros muertos: «Mi­ra, la horrible tela ya va creciendo, / (De visceras humanas está entretejida), / Y los pesos que cuelgan por debajo / Cada uno es la cabeza de un guerrero agonizante…» Luego, cada una de las doce Parcas, cor­tando un trozo de la tela carmesí, se lo lle­va consigo, galopando seis hacia el Norte y seis hacia el Sur. Con El Bardo (v.) y El descenso de Odín, la oda, si bien no expre­sa el más genuino temperamento poético de Gray — más adecuado para la poesía culta y elegiaca que no para la elevada evocación—, es uno de los primeros docu­mentos de aquel prerromanticismo inglés que, bebiendo en un primitivismo ideal, en­contrará su confirmación en el Osian (v. Poesía osiánica) de Macpherson, y en las Reliquias de antiguas poesías inglesas (v.) de Percy; y ejerció su influencia en el na­ciente sentido de lo fantástico en la poesía inglesa.

G. Pioli