La Guerra en Italia Durante los Años 1848-49, Carlo Pisacane

[La guerra combattuta in Italia negli anni 1848-49]. Estudio de Carlo Pisacane (1818-1857), publicado en 1851. Fundándose en una concepción dia­léctica de la historia, el autor percibe en las causas de la primera guerra de la in­dependencia y hasta en los errores con que fue conducida, un signo de la necesaria evolución de Italia hacia una sociedad en que «el pueblo no delegará ya ni el poder, ni el querer.

El solo sostén del poder será la opinión pública». Examinado el teatro de la guerra, más con vistas a una lucha futura que a la pasada, y narradas las in­surrecciones del norte y del sur, descubre su defecto en el hecho de que no consi­guieron formar ejércitos del pueblo, sino bandas y legiones: «por lo tanto no ya sen­timiento nacional, sino divergentes cultos individuales». Al narrar las operaciones de Lombardía, del Véneto y del Tirol, critica acerbamente la actuación militar y polí­tica de Carlos Alberto y Garibaldi, gene­rosa y valiente, pero cuyos imperdonables errores vinieron a demostrar muy clara­mente su carencia de ciencia táctica y es­tratégica. Con el mismo método militar- político-social, Pisacane estudia los hechos del 49 juzgando hombres (Gioberti, Chrzanowski, etc.), entremezclando observaciones acerca de la psicología de los ejércitos na­cionales y mercenarios, enunciando pro­yectos de reformas sociales antiburguesas, con lo cual se aparta de la doctrina mazziniana. Discurre extensamente acerca de la república romana, de la cual fué uno de los defensores, censurando las veleidades dictatoriales de Garibaldi que indujeron a la juventud a «creerse mucho más libre dependiendo de un individuo, que de un gobierno constituido, y emanado del pue­blo». Por otra parte, aun reconociendo la elevación moral de los componentes del Triunvirato, no ve en ellos una verdadera virtud revolucionaria de reformadores so­ciales.

Al último capítulo, sobre la defensa de Venecia, siguen como conclusión algunas «Consideraciones» militares y políticas, en que Pisacane declara que el ejército revo­lucionario y su jefe vendrán naturalmente y sólo cuando exista una revolución de ideas. Es menester por lo tanto fomentar el progreso, desterrar la religión que es su enemiga, cambiar la constitución social, democratizar el ejército, el trabajo y la educación. Sólo proponiendo estos fines a las conciencias y a los intereses de las ma­sas, se podrán crear los medios para alcanzarlos. El interés principal de la obra de Pisacane, se ofrece precisamente al historicosociólogo, por el enlace singular en aquellos tiempos, del concepto de reforma socialista con el sentimiento de patria. Una edición reciente y completa de la obra es la publicada al cuidado de C. Cordié (Milán, 1946).

R. Ramat