La Grenadiére, Honoré de Balzac

Título de una narra­ción de Honoré de Balzac (1799-1850), pu­blicada en 1832. La «Grenadiére» es el nom­bre de una antigua casa de campo situada en un magnífico paraje a orillas del Loi­ra, frente a la ciudad de Tours. La villa es alquilada, en los primeros años de la Res­tauración, por una señora aún joven, cuya delicada belleza está minada por una grave enfermedad. Ella, que se hace llamar Madame Willemsens, vive allí, huyendo de todo contacto con el mundo y dedicándose por completo a la educación de sus dos hijos. Al cabo de dos años, la señora fallece, de­jando a los dos muchachos solos en el mun­do. Sin embargo, el hijo mayor, Luis, ape­nas de quince años, de carácter natural­mente animoso y gracias a la ejemplar educación recibida, da claras muestras de estar en condiciones de mantener la promesa hecha a su madre, velando con pa­ternal solicitud por su hermanito, y disponiéndose a arrostrar con heroica osadía la lucha por la vida. Por la confesión de la madre moribunda a su hijo, y por otros indicios esparcidos como por azar, el autor nos hace vislumbrar el tempestuoso pasado de Madame Willemsens: toda la romántica historia de una culpable pasión con sus trágicas consecuencias, ennoblecida por la desgracia y rescatada por el amor maternal.

Sin embargo, estos elementos típicamente novelescos permanecen, por decirlo así, en el fondo; el primer plano lo ocupa sólo el relato de la estancia en la Grenadiére: un cuadro de vida familiar tratado con apa­sionada ternura, en un estilo que no re­nuncia a los insistentes análisis, tan del gusto de Balzac, aunque supera las preten­siones realistas y las digresiones morales para alcanzar una poética atmósfera de sin­gular pureza, una eficacia casi exclusiva­mente figurativa, que confiere a esta novela un lugar aparte en la obra tan abundante y variada del gran narrador.

M. Bonfantini