Iwein, Hartmann von Aue

Poema alemán de Hartmann von Aue (muerto aproximadamente en 1220), re­elaboración del lvain de Chrétien de Troyes (siglo XII).

El héroe Iwein (v. Ivain), después de vencer y matar al Caballero de la Fuente, se casa con su viuda, Laudine, pasando a ser de este modo el defensor de la fuente encantada. El sabio Gawein le advierte, empero, que el amor no debe hacerle olvidar las aventuras como hizo Erec (v.), e Iwein parte en busca de gloria, prometiendo a Laudine que volverá dentro de un año. Arrastrado por sus aventuras, el caballero deja transcurrir este plazo y, cuando Laudine le acusa de infidelidad, enloquece de dolor. Al volver en sí lleva a cabo nuevas hazañas, ayudado por un león, al que había liberado de una ser­piente, y al volver cubierto de gloria, se reconcilia con su esposa. Aunque siga fiel­mente el texto francés, en el conjunto, Iwein es, estilísticamente, uno de los más perfectos poemas de la Edad Media ale­mana.

No es nunca una mera traducción, sino interpretación, que añade o quita de­talles al relato, a menudo profundiza o bien cambia las situaciones psicológicas, y «revive» el texto transportándolo al nuevo idioma. La impresión dada por la lectura del nuevo texto es, por lo tanto, armónica y unitaria, dominada por un acento perso­nal, siempre «sottovoce», aunque siempre presente. El tono sentencioso y moralizante de Hartmann von Aue se eleva así a ver­dadera poesía, y la gracia del estilo, carac­terística de este escritor, se conforma, a la gentileza de los sentimientos caballerescos que inspiran este poema y que aparecen en aspectos típicos del espíritu germánico.

B.D. Ugo