Istar, Vincent D’Indy

Variaciones sinfónicas, op. 42, del compositor francés Vincent D’Indy (1851- 1931), estrenadas en Bruselas en 1897.

Istar, diosa de la guerra y del amor, es protago­nista de la epopeya asiría Descenso de Istar a los infiernos (v.), de cuyo sexto canto proviene el fragmento que encabeza la par­titura. La diosa Istar, para liberar a su amado, prisionero en los infiernos, tan sólo puede entrar en la «morada sin retorno» después de haberse dejado quitar, en cada una de las siete puertas, todas sus alhajas y vestidos. De esta manera Istar consigue libertar al «hijo de la vida, su joven aman­te». La música está compuesta por siete variaciones — las siete puertas para Istar — y la obra está construida sobre un tema que desde el complicado desarrollo de la pri­mera «variación» tan sólo encuentra su ple­na exposición, despojándose sucesivamente de todos los ornamentos que la ocultan en la conclusión que sigue a la séptima varia­ción en un unísono de toda la orquesta.

Pero el tema literario no ordena solamente la estructura general de la música — nótese que los otros ejemplos de «variaciones sobre un tema literario» (el Don Quijote (v.) de Strauss y las Variaciones sinfónicas (v.) de Elgar), son respectivamente de 1887 y de 1899 —, sino que también condicionan la ordenación interna del asunto: tema prin­cipal, formulado enteramente por el com­pás 6/4 en «fa mayor» final y presentado al principio dentro de su cuadro armónico (primera y segunda variación); contratema constituido por las tres primeras notas del tema principal que expone la trompa en el primer compás y «tema accesorio» de la mar­cha: tres elementos que simbolizan clara­mente a Istar y su leyenda. (Es decir, que si el tema principal tiene su liberación melódi­ca graduada puntualmente, el contratema que vuelve al principio de cada variación, y la marcha a cada final, son identificables con el rostro y el paso cada vez más triun­fante de la diosa). Este es el rigorismo siste­mático de D’Indy y al mismo tiempo la demostración de la claridad, realísticamente entendida que le es peculiar, que atenúan el artificio abstracto de una tal demostración técnica que le ofrece al oyente constantes puntos de apoyo para orientarse.

E. Zanetti