Impresiones de Viaje, Alejandro Dumas padre

[Impressions de voyage]. En la obra fecunda de Alejandro Dumas padre (1803-1870) conservan al­gún que otro interés histórico y a menudo artístico las varias Impresiones de viaje que el escritor fue publicando desde 1835 a 1859. La curiosidad más insaciable ofrece el mo­tivo de hábiles descripciones de lugares y de gentes lejanas, como en Suiza [Suisse], publicado en 1835-37; en los Quince días en el Sinaí [Quinze jours au Sinai], en 1839, o en El Veloz, o Tánger, Argel y Túnez [Le Veloce, ou Tánger, Alger et Tunis], en 1848-1851. A menudo la descripción del viaje adquiere proporciones desiguales por sus continuas variaciones y digresiones: deta­lles anecdóticos, reflexiones históricas, na­rraciones geográficas, se mezclan con los acontecimientos que se refieren a Dumas turista y le empujan a hacer alarde de una ciencia que harto frecuentemente es fruto de la atenta consulta de las enciclopedias. Sin embargo, un viaje en su propia patria, El mediodía de Francia [Midi de la France], de 1841, le ofrece la ocasión para desplegar un arte guiado por una desenvoltura perio­dística, pero inspirado también en una fran­ca visión de las cosas. Más leves, por el tema mismo, son las Excursiones a las orillas del Rin [Excursions sur les bords du Rhin], de 1841, donde se observan también los con­trastes entre el carácter germánico y el francés, y De París a Cádiz [De Paris á Cadix], narración vivaz y movida por la misma aspiración romántica a una España, patria de exotismos y de sentimiento. No­table por su interés documental parece especialmente, entre estos últimos libros, El Cáucaso [Le Caucase], Estas Impresiones de viaje son para Dumas el desahogo de un periodista exuberante, pero, además de ten­der a un fin claramente editorial, revelan su potencia como observador de los hechos y de la sociedad del siglo XIX.

C. Cordié