Historia Eclesiástica de la Revolución de Inglaterra, Girolamo Pollini

[Storia ecclesiastica della rivoluzione d’Inghilterra]. Obra en cinco libros, de Girolamo Pollini (1544-1611), de la Orden de Predicadores, publicada por primera vez en Bolonia en 1591. «a petición» de los Giunti de Floren­cia.

Dedicada al cardenal William Alien, el más eminente de los católicos ingleses refu­giados en el continente después de la subida al trono de la reina Isabel, esta historia tiene carácter principalmente polémico y, podemos decirlo, sectario, nacida como era de la exasperación provocada por los gran­des éxitos de la política y de las armas elisabetianas y de las ejecuciones de católicos que tuvieron lugar en aquellos años. Aunque inferior, desde el punto de vista del estilo, a la historia del Cisma de Inglaterra (v.), de Davanzati, la obra de Pollini tiene la ventaja de una mayor amplitud de ho­rizontes, ya que va del reinado de Enri­que VIII hasta la muerte de María Estuardo y las persecuciones anticatólicas que siguie­ron, y la distinguen una seria preparación teológica y una fuerte pasión religiosa, de las que carecía por completo Davanzati. Los testimonios que apoyan la veracidad de la narración se aducen de «distintos y gravísi­mos escritores, tanto de aquella nación (In­glaterra) como de otras». Y es cierto, porque el autor se basó no solamente en la Vera et sincera historia schismatis Anglicani, del jesuita inglés Nicholas Sanders y el De visibili monarchia Ecclesiae, del mismo autor (de donde sacó el martirologio de los már­tires ingleses), sino que también se sirvió ampliamente de las obras del docto teólogo inglés Thomas Stapleton, profesor en Lo- vaina y Douai.

Los episodios que se refieren a Santo Tomás Moro hasta su heroica muer­te los sacó de una biografía contenida en el volumen Tres Tomae, de aquel ilustre escri­tor católico, biografía que traducida al inglés fue reimpresa en Londres en 1928. También en esta obra, como en las de los otros polemistas antiprotestantes, se evita discutir por regla general los «principios de la Reforma o indagar los motivos nacionales y económicos que la favorecieron. Casi todas las acusaciones polémicas se dirigen contra los episodios de la vida personal de los monarcas ingleses, las cuestiones exte­riores del derecho a la sucesión, de la lega­lidad de los nacimientos, matrimonios, etc.» (P. Rebora). En materia tan delicada no era difícil caer en la calumnia y el escar­nio, aun cuando en descargo de Pollini se puede afirmar que los aguijones polémicos de su obra se deben casi todos a las fuentes que utilizó. Las ofensas contenidas en la obra hacia la persona de Su Majestad bri­tánica y hacia la memoria del rey Enrique, su padre, impelieron a la reina Isabel a pe­dir la debida reparación al Gran Duque, quien ordenó que se destruyeran los ejem­plares todavía en venta. Pero a los tres años Pollini corrigió su libro y lo publicó nueva­mente en Roma. Esta nueva edición roma­na’ de 1594 se imprimió bajo el alto patro­nazgo de G. Angelo Ruffinelli, librero de Su Santidad el papa Clemente VIII.

G. Franceschini