Historia De Grecia, George Grote

[History of Greece]. Tratado histórico del inglés George Grote (1794-1871). La primera edición apareció en doce volúmenes entre 1846 y 1856, la quinta, definitiva, en 1888 en diez volú­menes (Londres). Es una de las grandes obras históricas del siglo pasado, sólida por la amplitud de su investigación y por la armonía de su exposición; cuando apareció, se la juzgó como superior a todas las an­teriores, y aún hoy resulta fundamental para el conocimiento de la historia y de la vida griegas. La obra abraza todo el pe­ríodo que se extiende entre los primeros tiempos de la Grecia legendaria (los mitos de los Titanes, de Zeus, las influencias tracia y egipcia, las leyendas heroicas de Japeto, de Minos, de las guerras contra Tebas, contra Troya, etc.) hasta Alejandro (sojuzgamiento de Grecia, campañas asiá­ticas, su muerte), y comprende la historia de las colonias en Sicilia, en la Magna Grecia, Masalia, etc. La parte más impor­tante es el análisis claro y apasionado de la democracia ateniense, de su nacimiento después de las guerras persas, de su flore­cer hasta la campaña de Queronea. Para Grote, la primera razón de la gloria de la república ateniense reside en su constitución democrática, en la posibilidad de discutirlo todo sin preocupaciones, en la li­bertad de palabra.

El genio griego, desenvolviéndose prodigiosamente en medio de otros pueblos que permanecieron estacio­narios, halló su perfecta expresión en Ate­nas, que resume en sí el significado de toda la historia de la Hélade. De particular im­portancia son también los capítulos sobre la cuestión homérica; la rehabilitación de los sofistas, considerados como hombres cultos que se proponían la educación polí­tica de sus conciudadanos, y por fin, el examen de las doctrinas platónicas y socráticas. La obra, elocuente, concebida con un espíritu de liberalismo que no disimula la tendencia del autor hacia el positivismo inglés, se caracteriza por la convicción del valor absoluto del estado liberal, por su simpatía por la expansión de la fuerte re­pública ateniense, por su fe en la cultura. Parece, sin embargo, insuficiente el estu­dio de los movimientos económicosociales, y también perjudica a la obra el reducir la exposición de la historia griega al breve período del florecimiento de Atenas.

G. Martinelli