Heiterethei y su Contrario, Otto Ludwig

[Die Heiterethei und ihr Widerspiel]. Dos rela­tos del escritor alemán Otto Ludwig (1813- 1865), publicados en 1854. En estos modelos de «Dorfgeschichten» (historias de aldea), el Ludwig narrador supera al Ludwig dra­maturgo. Mientras el primero representa una tentativa del huraño autor por aclarar ante sí mismo la posición del individuo res­pecto a su ambiente, en el segundo el es­critor se libera de las experiencias de una juventud entristecida por la autoridad de un padre amargado por la desgracia, agriado y sombrío.

Heiterethei, una buena mu­chacha sola y bien conocida en el país por su extraordinario espíritu de independencia, provocada por Holdern-Fritz, un buen ar­tesano, pero terco y bravucón, le echa en cara que sea el hazmerreír del grupo de jo­venzuelos de que gusta rodearse. Solo con­sigo mismo, Fritz combate y gana la pri­mera batalla contra su propio orgullo, convenciéndose de que la verdadera indepen­dencia consiste en escuchar la propia con­ciencia y los buenos consejos del prójimo, en lugar de oponerse tozudamente a ellos. Por esto decide dar las gracias a Heite­rethei por su sinceridad, y pedirle su mano. Temeroso de una negativa pública, intenta salirle al encuentro fuera del pueblo y en la obscuridad, pero como hasta aquel día ha sido un hombre violento, sus paisanos temen que quiera vengarse de la muchacha y se alarman. Las comadres montan la guar­dia (una guardia distraidísima) ante la casa de Heiterethei, quien al principio no cree en el supuesto peligro, pero por fin es presa de la psicosis general y una noche lanza traidoramente su carreta cargada de barras de hierro entre las piernas del bueno de Fritz, que la estaba aguardando en un puen­te, y lo precipita al agua. Fritz queda solo y herido; poco tiempo después, luego de ganar una nueva batalla contra sí mismo, se presenta a la joven y la pide por esposa. Ella, que desde hace mucho tiempo le ama sin saberlo, consiente, y no antes de haber cometido varias necedades a causa de su excesivo orgullo, se convierte en su mujer.

En el «Contrario» de la «Heiterethei», o sea, en «Aus dem Regen in die Traufe» (como si dijéramos «de la sartén al fuego»), el enclenque y enfermizo sastre del pueblo, para huir de su madre, que con su tiranía le hace odiosa la casa, el trabajo y aun la vida, piensa en casarse, y cae en manos de una marimacho ávida y violenta de quien a última hora le libran un trabajador bo­nachón y humorista y la dulce y siempre alegre sirvienta de la casa, que acaba casándose con él. En ambos relatos (que tie­nen algunos personajes comunes), la vida del pueblo está magistralmente representada en su ambiente y en las personas; el estilo es sencillo, jugoso, rico en humorismo en su forma directa y popular, pero al mismo tiempo impregnado de profunda poesía.

M. Merlini