Guía de la Filosofía Estoica, Justo Lipsio

[Manuductio ad stoicam philosophiam]. Obra de Justo Lipsio (Joost Lips, 1547-1606), ter­minada en Lovaina, en 1604, junto con otro tratado sobre la fisiología de los estoicos (Physiologiae Stoicorum libritres). Lip­sio, editor y comentarista de las obras filo­sóficas de Séneca (1605), autor de un tra­tado sobre la clemencia, también inspirado en el estoicismo, fue uno de los mayores exponentes de la divulgación en Europa de las ideas estoicas, sistemáticamente expues­tas en esta Guía, especialmente en lo rela­tivo a la vida moral.

La obra, compuesta en forma de diálogo, se divide en tres libros, cada uno de los cuales recoge unas veinte disertaciones que ponen de relieve los di­versos aspectos de las teorías examinadas en relación a las corrientes del pensamiento antiguo y al cristianismo. El autor quiere atenuar la rigidez del antiguo estoicismo por medio del estoicismo romano, para re­solver más tarde sus conclusiones en la doctrina cristiana. En las disertaciones del primer libro se celebra la filosofía en su significado de sabiduría práctica, enseñando cómo colabora con la religión cristiana. Es­tudia luego el platonismo y el aristotelismo, las escuelas naturalistas presocráticas, para concluir en una defensa del estoicismo con­tra las numerosas acusaciones y objeciones que contra él se habían levantado. En el se­gundo libro se exponen detalladamente los principios del estoicismo: divisiones de la filosofía, tesis morales. Se continúa y se sos­tiene la teoría de que la virtud es suficiente para la felicidad, mientras se confutan las objeciones a la doctrina de los actos indi­ferentes. El tercer libro es el más interesan­te para caracterizar la posición de Lipsio; se examinan en él las paradojas estoicas, aunque atenuadas a la luz de la moderada posición del eclecticismo romano, por lo que se refiere a la apatía del sabio, la condena de los afectos en general y de la piedad y de la compasión en particular. Así se con­dena el suicidio, se modera la teoría del determinismo rígido, y se concluye a me­nudo con una cita de San Ambrosio o de San Agustín.

La obra, llena de la vasta doctrina filológica de Lipsio, si bien refleja su tendencia a fundir estoicismo y cristia­nismo, es un documento característico de la influencia que el pensamiento estoico ejerció en los orígenes del pensamiento mo­derno, penetrando sutilmente en las acti­tudes de los más diversos pensadores. Con el libro de Lipsio se relacionan los Elemen­tos de filosofía estoica moral [Elementa philosophme stoicae moralis, 1606] de Scioppio.

E. Garin