El Maestro, Roger Ascham

[The Scholemaster]. Obra póstuma (1570) del escritor inglés Roger Ascham (1515-1568), preceptor de la prin­cesa Isabel. Originada en una discusión que se suscitó durante una comida con el mi­nistro Guillermo Cecil, en 1563, mientras la Corte se encontraba en Windsor para escapar de la peste de Londres, es uno de los más famosos tratados pedagógicos del Renacimiento inglés.

La discusión se cen­tró en torno a los métodos educativos vi­gentes, y la primera parte del tratado de­nuncia los defectos de la educación de en­tonces, debidos sobre todo a la dureza de la disciplina punitiva, a la incomprensión de los maestros y a la costumbre de los pa­dres de enviar sus hijos a la Corte, donde aprenden a vivir perezosamente y a entre­garse al juego. También los viajes son fuentes de corrupción, particularmente el viaje a Italia, de donde el joven vuelve con con­ceptos erróneos en cuestión de moral, de política y de religión. Ascham se apresta, sin embargo, a advertir que sus objeciones a los viajes no proceden de un desprecio «a las lenguas extranjeras, particularmente a la italiana, que, después de la griega y la latina, me gusta y amo más que nin­guna otra». La lectura puede proporcionar aquella formación que en vano se busca en los viajes. Pero los libros entonces en boga tampoco merecen su completa aproba­ción, y con palabras particularmente duras se fustiga la inmoralidad de las novelas caballerescas y de Le morte d’Arthur (v. Muerte de Artús) de Malory.

La parte prin­cipal del tratado está constituida por el «método sencillo y perfecto para enseñar a los niños a comprender, escribir y hablar en latín», para lo cual se recomienda la doble traducción. Es evidente el carácter nacionalista del tratado, escrito en inglés y para ingleses. El Maestro ocupa un lugar central entre el Gobernante de .Thomas Elvot y Eufues de Lyly: precisamente aquí encontró Lyly el nombre del héroe de sus novelas.

A. Castelli