El Juglar de Nuestra Señora, Anónimo

[Le jongleur de Notre-Dame o Le tombeur de Notre-Dame]. Narración anónima fran­cesa del siglo XII-XIII, que, con su ingenuo y delicado misticismo se aparta del realismo propio de los «fabliaux» (v. Fabliaux). Un tosco y pobre juglar está albergado en el famoso monasterio de Claraval. Su ignorancia no le permite tomar parte en los rezos y oficios, pero el sencillo juglar decide venerar a la Virgen a su modo, y cuando los monjes están reunidos para el oficio ejecuta ante la imagen de la Virgen sus ejercicios de saltimbanqui. Los monjes, que lo sorprenden en su extraña devoción, le llaman casi sacrílego. Pero el juglar muere agotado por su esfuerzo, y Nuestra Señora misma desciende del cielo con su corte de ángeles para llevarse el alma del ingenuo juglar. El Juglar de Nuestra Señora aporta a la narrativa de las «fabliaux» una nota amable y devota que todavía conserva su poder emocional. La fábula ha sido utilizada para una ópera en tres actos con libreto de M. Léna y música de Jules Massenet (1902); A. France se inspiró también en ella para una de sus obras.

C. Capasso