AMORES CARNICEROS (Lucero Balcázar)

Un muchacho carnicero y montañez es deslumbrado por una poeta -que recientemente ha llegado a vivir a ese pueblo-, que desde el principio lo enreda con su lengua mágica, erótica. 

 la poeta a su vez es seducida por la fuerza, por la carne (la del aparador y sobre todo la de ese muchacho que en el pecho madura una fruta que ella desea y la va a obtener a toda costa)  Mientras esto piensa la poeta, el carnicero, también desea a la poeta, a su modo la halaga con pequeños regalos -también llamados en México "pilones" (tuetanos, trozos de longaniza o como él repite, mientras le acaricia la mano al darle el cambio: "Suculentos huesitos para te hagas un buen caldo, pedazo de mi alma")

Carne e Inteligencia, dos fuerzas, diamentralmente opuestas y sin embargo tan cercanas e indivisibles:
  Poeta y carnicero=Abstracto y concreto
 Desde donde Lucero Balcázar reta:

                                      MONSTRUOS
           
                              Dos Monstruos somos
                                       Tú destazas carne
                                           Yo destazo almas
                                     ¿Quién de los dos vecerá? 
  
 
 
Editorial Metáforas Prohibidas, colección Por Amor al Arte y a La Carne.
 No dejes de leerlo.
          

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»AMORES CARNICEROS (Lucero Balcázar)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «AMORES CARNICEROS (Lucero Balcázar)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

1 Comentario AMORES CARNICEROS (Lucero Balcázar)

  1. laura angélica

    querida poeta como que esto me suena a una historia ya conocida un muchacho…. deslumbrado por LUCERO; bella historia, se disfruto y ahora queda impregnado su olor y su sabor quizá hasta que otro borre ese recuerdo; quizá jamas se olvidara …………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.