Vida

Protagonista de una balada popu­lar eslovena, de una novela de Josip Jurchich (1844-1881) y de un drama de Iván Cankar (1876-1918); de la primera tomaron el título y la inspiración las otras dos obras (v. La hermosa Vida). Es la mujer apasio­nada y soñadora que, impulsada por su in­quietud, abandona su casa y su esposo para volver luego, desengañada y tan ajena a la fantasía como a la realidad.

Creación típica del espíritu eslavo, la bella Vida se ve libre de la decadencia característica de las heroínas occidentales que, en la literatura de la segunda mitad del siglo XIX, toma­rán parte en su drama. En su sangre sana de campesina, el sentimiento fatal de eva­sión que la mueve no es más que la na­tural tendencia gitana hacia lo desconoci­do. Por ello tiene la universalidad de que carecen tantas otra§ hermanas suyas que únicamente representan un momento del espíritu europeo, y se convierte en la ex­presión de un drama femenino que las literaturas occidentales habían situado casi ex­clusivamente en lo íntimo del hombre.

U. Urbani