Vardán

Protagonista de la obra de Elíseo (segunda mitad del siglo V), Histo­ria de San Vardan y de la guerra de los armenios contra los persas (v.). San Vardán, llamado el Rojo, generalísimo del ejér­cito armenio en el siglo V y príncipe de la casa Mamigonian, es representado como un hombre extremadamente piadoso y valeroso defensor de la religión y de la patria ar­menia.

Acompañó a San Mesrob en su mi­sión a Constantinopla para lograr la libre difusión de la cultura nacional entre los armenios que se hallaban bajo el dominio bizantino. En tal ocasión Vardán fue nom­brado generalísimo de los ejércitos arme­nios, cargo que luego le fue confirmado por el rey de Persia. Cuando, en 450, los persas decretaron una persecución general contra el cristianismo en Armenia, Vardán y otros príncipes, de acuerdo con el clero y con el pueblo fiel, se rebelaron y logra­ron levantar un ejército de 66.000 hombres. En una gran batalla librada contra los per­sas el 2 de junio de 451, San Vardán y sus compañeros, generales y soldados, mil trein­ta y seis en conjunto, perecieron en com­bate.

Vardán, inmortalizado por Elíseo en su poema histórico y por San Narsés en sus himnos religiosos, es el héroe nacional armenio en quien el sentido patriótico y el religioso se funden en un generoso impulso de entrega por la salvación de su pueblo. En él, como en Haig, los armenios ven rea­lizados los motivos fundamentales del he­roísmo de su raza: el amor al pueblo, la rebelión contra los opresores y la fe en la religión de sus padres.

E. Pecikiam