Shanti Andía

Personaje de la novela Las inquietudes de Shanti Andia (v.), del escritor español Pío Baroja (1872-1956). Se trata de un marino vasco que después- de largos viajes vuelve a su pueblo.

Shanti Andía lleva ahora una vida normal, tran­quila. Vive en una sencilla aldea con su mujer, sus hijos y su madre. Shanti es apático e indolente, sentimental y contem­plativo. Experimenta la nostalgia del mar. En la primavera le produce una gran alegría; en el otoño una gran tristeza. En­tonces le gusta pasear por la playa y sa­turarse de la enorme melancolía del mar y empaparse de su tristeza. En Lúzaro — su aldea — le han ocurrido los hechos más trascendentales y más agradables de su existencia. En el mar, Shanti ha vivido con el corazón frío y la retina impresionada. Su familia ha sido de marinos.

El mar co­gió a Shanti de mozo, le moldeó de una manera definitiva, y le hizo marino para siempre. Shanti no puede olvidar la pri­mera vez que atravesó el océano con un barco de vela. Entonces el mar era más poético, más misterioso. El mundo era mal conocido y en la mayoría de los buques se deducía la situación más por conjeturas que por cálculos. Entonces, la variedad de formas de los buques i y de aparejos era extraordinaria. Todavía en el mundo había piratas. Todos estos riesgos exaltaban la imaginación del marino, aumentaban su va­lor. Un marino, entonces, era algo extra­social, casi extrahumano.

La casualidad y el destino eran quienes influían en el ma­rino y no la moral. Hoy, el mar ha cam­biado, y ha cambiado el barco, y ha cam­biado también el marino. Shanti Andía recuerda sus aventuras, los momentos di­fíciles de su existencia. El mar le ha arrastrado a la contemplación. Ha agotado su fantasía y su voluntad. Y ahora que en Lúzaro nadie quiere ser marino, ahora que los vascos se retiran del mar, Shanti Andía se alegra de que sus hijos no quie­ran ser marinos…, y, sin embargo…

J. M.a Pandolfi