Rochester

[Mr. Edward Rochester]. Personaje de la novela Jane Eyre (v.), de Charlotte Brontë (1816-1855). Este hidalgo campesino de misterioso y algo siniestro pasado puede considerarse un equivalente Victoriano y burgués de los sádicos prota­gonistas de las «novelas negras» del siglo XVIII. La atmósfera que le rodea no es la de un sombrío castillo, sino la de una rica villa en medio del campo, pero también en ella se encierra un secreto: la mujer loca de Rochester, recluida en su buhar­dilla.

En ello consiste la fascinación de «bello tenebroso» que de Rochester se des­prende. Sin embargo, a diferencia de otros personajes de igual cuño y de la misma época, como el Heathcliff (v.) de Cumbres Borrascosas (v.), Rochester es un hombre amable y sensato; y su único crimen es el de querer construirse una vida nueva mien­tras está todavía ligado a aquella mujer loca de la que no puede divorciarse. Una ceguera temporal viene a ser el castigo di­vino y la expiación de esta culpa suya, que no le impide sin embargo ser readmi­tido sin reservas en la vida y en la moral comunes.

G. Melchiori