Rigou

[Grégoire Rigou]. Personaje de la novela Los aldeanos (v.), de Honoré de Balzac (1799-1850). Es uno de aquellos tipos que interesaban profundamente la fan­tasía del gran escritor, dotados del espíritu calculador y maquiavélico de un Richelieu, de un Talleyrand o de un Fouché y capaces de aplicarlo a los más oscuros actos de la vida burguesa.

Rigou, que era monje be­nedictino, abandona los hábitos cuando lle­ga la Revolución, se casa, se enriquece, llega a ser una de las autoridades de su pueblo y, cuando el general de Montcornet adquiere allí una gran finca, él constituye el centro de una traicionera y poderosa conspiración del elemento local, que acaba por derrotar al recién llegado. Como es fácil imaginar, Rigou tiene una importante parte en el botín. Es por lo tanto el hom­bre que, en el complejo período de tran­sición en que vive, siente despertar y afir­marse en él una vitalidad y una codicia que en otro tiempo permanecieron dormi­das y tal vez insospechadas: su vida no sigue un programa ideológico, sino que se desarrolla necesariamente, como aparte de su voluntad misma, según otra voluntad más secreta y poderosa que reside en el fondo de su ser.

En ello, Rigou es un au­téntico representante de los tiempos nue­vos, o sea el hombre que no hace a su época sino que es hecho por ella, un ca­rácter mixto de instinto y de cálculo, de­cidido a explotar la situación sea como fuere y favorecido por los nuevos aconte­cimientos que le permiten dar suelta a ins­tintos que de otro modo hubieran debido permanecer sometidos a un juego más pa­ciente y más hondo.

F. Neri