Raiski Boris Pavlovich

Personaje de la novela El declive (v.), de Iván Gon­charov (Ivan Aleksandrovič Goncarov, 1812-1891). El propio autor consideraba que la indecisión es el principal rasgo de un tipo como Raiski.

Éste es uno de esos que nun­ca logran «dar en el blanco» («neudacnik», según el expresivo vocablo ruso), no por falta de ingenio, de talento o de capaci­dad, ya que, entre otras cosas, posee el fuego sagrado del arte y es pintor y es­critor, sino por un conjunto de elementos menores que no le permiten salir adelante. Merezkovski ha observado genialmente que Raiski es la personificación y el desarrollo del aspecto contemplativo del tipo de Oblomov (v.). Pero aún es más importante te­ner en cuenta la intención de su creador, el cual en una carta escribió «haber puesto a menudo bajo la piel de Raiski a sus ami­gos de los años 40, 50 y 60, y aun de ha­berse personalmente revestido de aquélla, en la que se sentía completamente a sus anchas».

Naturalmente, ese carácter auto­biográfico, aunque sólo parcialmente, con­fiere a la figura de Raiski un colorido particular, y no es tal vez equivocada la ob­servación de Mazon según la cual Raiski, «al pasar a primer plano, garantiza una apariencia de unidad a la novela, aunque en el fondo no es más que un espectador del drama que en ella se desarrolla».

E. Lo Gatto