Peleas y Melisenda

[Pelléas y Mélisande]. Protagonistas del drama que lleva su nombre, de Maurice Maeterlinck (1862- 1949) al que puso música Debussy (v. Pel­léas et Mélisande). Vagas figuras lanzadas a inciertos e incautos pasos por el camino de un «destino» que nada tiene de inevi­table, por cuanto bastaría un movimiento de la conciencia para cambiarlo, una poesía anémica las rodea de languideces y desva­necimientos, confirmando la definición de «sonámbulas» que se ha dado a esas y a otras figuras creadas por su mismo autor.

Como unos Tristán e Isolda (v.) menores, en quienes la modesta fatalidad de «la ca­sualidad» reemplaza al heroico hado wagneriano, Peleas y Melisenda representan el aspecto decadente y mórbido de la co­rriente simbolista, degradada en mero ma­nierismo: símbolos fáciles de una vida que consiste en reflejos y no en realidades; apariencias de sueño y larvas de un mundo más muelle que las pasiones que lo go­biernan.

G. Veronesi