Olenin

Protagonista de la novela Los cosacos (v.) de León Tolstoi (Lev Nikolaevič Tolstoj, 1828-1910). Como el Nikolenka de Infancia, Adolescencia y Juven­tud (v.), y como el Nechliudov (v.) de La mañana de un propietario (v.), Olenin es el propio Tolstoi en un momento de su desarrollo espiritual: joven aristócrata, in­satisfecho por la vacual artificiosidad de la vida mundana y dolorido por la conciencia de sus propios errores.

Los minuciosos co­tejos que la crítica ha hecho entre Tolstoi y Olenin no dejan la menor duda sobre el particular. Y aunque la intriga de la novela no deriva de una experiencia del autor, sino de un relato de un compañero de via­je, la transposición de sus pensamientos y sentimientos en el héroe está realizada con la perfección de un calco. Entre todas es notable esta caracterización de Olenin, dada por el propio autor: «Reflexionaba en qué debía invertir toda esa fuerza de la ju­ventud, que el hombre sólo posee una vez en la vida: en el arte, en la ciencia, en el amor a la mujer, o en una actividad práctica, en la fuerza intelectual, en la del corazón o en la de la cultura: este im­pulso que no se repite; este poder que sólo por una vez es concedido al hombre, de hacer de sí mismo todo cuanto quiera y como quiera, y de todo el mundo todo aquello que le pase por la mente.

Olenin sentía demasiado intensamente en sí la pre­sencia de ese omnipotente dios de la ju­ventud, de esa capacidad de transformarse en un solo deseo, en un solo pensamiento, de esa capacidad del querer y hacer, de lanzarse a ciegas en un abismo sin fondo, sin saber por qué ni para qué. Llevaba en sí esa conciencia, pero estaba orgulloso de ella y, sin saberlo, se sentía feliz». El fracaso de esta fuerza por falta de aquella otra más inmediatamente útil, la de vivir la vida real, no según proyecto o arte, sino según la naturaleza, al igual que el fracaso de Nechliudov en La mañana de un propietario, es sólo parcial. Para Tolstoi, Olenin continuó viviendo, en cierto sentido, en un héroe que parece su propio retrato: el Levin (v.) de Ana Karénina (v.).

E. Lo Gatto