Mitrídates

[Mithridate]. El viejo rey del Ponto, indómito adversario de los ro­manos, bien defendido contra venenos y contra enemigos, conserva, en la tragedia que titulada con su nombre (v.) escribió Jean Racine (1639-1699), todos sus rasgos históricos, a los que se suma el atrevido designio de marchar contra Italia.

Pero su denodado espíritu se ve agitado por una dolorosa pasión por la joven Mónima (v.) a la que aman también sus dos hijos. To­das las penas del amor desesperado, de los celos, del afecto paterno decepcionado y casi trocado en odio contra Xifares, su hijo predilecto, a cuyo amor corresponde Mó­nima, se suman para atormentar el corazón del anciano monarca. Pero ante el ataque de los romanos, Mitrídates vuelve a encon­trarse a sí mismo, con toda su fuerza in­tacta, y decide que Mónima debe morir antes que ser de Xifares.

Pero como éste, contrariamente a lo que hace Farnaces, su otro hijo, no le traiciona ante el ene­migo, sino que logra ponerle en fuga, el rey guerrero supera su íntimo resentimien­to, y al morir deja Mónima a su hijo. La obra es un agudo estudio de la pasión amorosa en un anciano, empresa que tan­tas veces habrán de volver a intentar novelistas y dramaturgos posteriores, como ya antes de Racine lo había intentado Pie­rre Corneille, especialmente en su Pul­quería (v.).

Y. Lugli