Gobseck

Protagonista del relato de su nombre (v.), de Honoré de Balzac (1799- 1850). Gobseck es un usurero, hijo de un holandés y de una judía; en las colonias de la India, y en largos viajes por el mun­do, especulando y comerciando, a veces en relación con los piratas, se ha apoderado de él la pasión del oro, que habrá de do­minarle hasta la extrema vejez.

Balzac nos lo presenta, precisamente cuando es ya an­ciano, y el oro sólo le sirve para satisfacer una profunda obsesión: en la sombra, casi en una covacha en la que guarda sus pre­sas, Gobseck vive en el corazón de París, como una araña en el centro de su tela y se nos aparece como una más entre las te­rribles figuras simbólicas de la sociedad moderna, dominada por la fuerza del di­nero. El usurero toma, en cierto modo, el aspecto de un mago, dentro del círculo de una inagotable codicia, de la que es a la vez víctima y tirano.

A la familia Gobseck pertenecen Sara y su hija Ester, ambas cortesanas en París; la segunda, que amó sinceramente a Luciano de Rubempré (v.) y hubo de verse luego sometida a los tur­bios designios de Vautrin (v.), es uno de los personajes principales de la novela Es­plendores y miserias de las cortesanas (v.), del propio Balzac.

F. Neri