Giafar-Al-Barmachi o Giafar-Ben-Yahia

Personaje de Las mil y una noches (v.) que aparece casi siempre al lado del califa Harún-al-Raschid (v.), del cual es confidente, íntimo amigo y visir favorito.

Perteneciente a la poderosa familia de los Barnécidas, que durante el califato de Harún ascendió a las más altas posiciones del Imperio, Giafar es tan amado del califa cuanto odiado de su mujer Zobeida. El primero, no contento con colmar de los más raros favores a su visir, no satisfecho con haber mandado hacer un manto con dos cuellos, con el cual gusta de cubrirse juntamente con Giafar, quiso que éste se casara con Abbasa, su hermana predilecta, aunque con la condición de que el matri­monio no llegase jamás a consumarse.Pero Abbasa se enamora de Giafar, apuesto y seductor, y venciendo los escrúpulos de éste, concibe un hijo suyo.

El niño, recién nacido, es enviado lejos de Bagdad, pero Zobeida, impulsada por el odio y la en­vidia inmensos que en ella despierta el po­der de los Barnécidas, lo descubre todo y lo revela al califa. Éste, cansado de la in­fluencia enorme, aunque favorable y bené­fica a sus intereses, de que hasta entonces había gozado la familia de Giafar y horri­blemente celoso de éste y de su hermana, trueca en odio su antiguo favor y ordena al porta espada Massrur que le lleve la cabeza de Giafar. Cumplida la orden, la cabeza es clavada a la puerta de Bagdad y la familia entera de los Barnécidas, con su venerable jefe Yahia, es arrojada a un calabozo del que no volverá ya a salir. Así, el feliz reinado del magnífico califa se mancha con la matanza de los Barnécidas, pero Harún no tarda en arrepentirse y en llorar en vano a su amigo y a su hermana, a la que mandó enterrar viva.

Giafar, siem­pre dentro del resplandeciente halo de Harún-al-Raschid, aparece con gran frecuen­cia en Las mil y una noches como el hom­bre de mundo, buen conversador, amante de la música, la poesía y las graciosas jó­venes, que acompaña al califa disfrazado por las calles de la capital cuando, en el corazón de la noche, Harún busca febril­mente la aventura que le distraiga de sus misteriosas tristezas. Al lado de Harún, Giafar es uno de los personajes más vivos y luminosos de un mundo entre fabuloso y real.

G. G. Severi