Fortunato

Es el per­sonaje que da nombre a la comedia neo­griega escrita en Creta en 1669, último año de los veinte de asedio turco, por el vene­ciano Marco Antonio Foscolo (siglo XVII). Raptado cuando niño por unos corsarios, un tal Nicolasito va a parar, desde Lissuri (Cefalonia), a Creta, donde le adopta un negociante, quien le impone el nuevo nom­bre de Fortunato.

En la comedia aparece como protagonista de una aventura senti­mental, enamorado de una muchacha que a su vez le corresponde; ésta, sin embargo, no puede casarse con él, ya que su madre la destina a un viejo acaudalado que la pretende. Acongojado por un amor sin es­peranza, el joven se hubiera suicidado de no haber sido por la solicitud de un amigo, quien, mediante sus indagaciones, llega a descubrir que Nicolasito-Fortunato es hijo del médico Luras, el anciano que va a ca­sarse con su amada.

Feliz por el hallazgo de su hijo, Luras renuncia a su prometida. Sombra pasiva en los altibajos de un argu­mento convencional, Fortunato sufre más que actúa, y la esposa que finalmente cae en sus brazos es casi un don del cielo. Como indica su nombre, Fortunato es hijo de la Fortuna, y en el caos de los aconte­cimientos le sonríe Tyke, única diosa del drama burgués de Melandro y de sus con­tinuadores directos e inairectos, entre quie­nes se halla el autor de Fortunato.

L. Lavagnini