Duquesa de Malfi

[Duchess of Malfi]. Protagonista de la tragedia de su mismo nombre (v.) de John Webster (1580?-1625?). Es la mujer de carácter noble y generoso que no se avergüenza de su sensualidad de joven viuda, y quiere satisfacerla como un derecho. «Quiero intentar esta arriesgada aventura, aunque sea entre terrores y ame­nazas», exclama en el momento de confe­sar su amor por un subordinado, el mayor­domo Antonio Bologna.

Su pasión es casi tan sincera como la de la inexperta Julieta (v.), y ella misma la revela a su amado sin vacilar, «tomando la iniciativa en el amor ya que nadie osa tomarla por ella». Los subterfugios a que debe recurrir para proteger a su marido, a sus hijos y a sí misma no tienen nada que ver con las si­niestras y maquiavélicas maquinaciones que suelen ser típicas de los dramas isabelinos: son únicamente medios de defensa, que constituyen un aspecto más de su feminei­dad.

Al lado de ésta campean su noble orgullo y su grandeza de alma, que se ma­nifiestan durante su larga tortura mental y en su muerte, arrostrada con altivez y sin solicitar piedad más que para su marido. El carácter de la duquesa es resumido por su camarera, al final del acto primero, en las siguientes palabras: «No sé si en ella domina el instinto de la grandeza o el de la femineidad. Lo cierto es que da mues­tras de estar poseída por una peligrosa lo­cura, y que sinceramente merece toda mi compasión».

G. Melchiori