Celimena

[Céliméne]. Es la encantado­ra coqueta del Misántropo (v.), una de las más lozanas y centelleantes creaciones de Molière (1622-1673). Viuda a los veinte años, vive totalmente entregada a la sociedad, cuyos ritos y maneras conoce a la perfec­ción y en la que reina sin disputa.

El amor de un hombre austero como Alcestes (v.) la halaga e interesa, y llega quizás a tur­barla un poco más que el de otros hombres demasiado semejantes a ella. Pero no la doblega, sino que por el contrario irrita sus femeninas artes, excitándola a defen­der su derecho y su libertad. Aunque ve los defectos de los demás y se ríe de ellos, sin ellos no puede pasar; Alcestes es a sus ojos un ser incomprensible, y cuando se ve en la precisión de aceptar de lleno sus principios, negando la sociedad y abando­nándola, le faltan ánimos para hacerlo y rehúsa.

Nada importa que ello ocurra en el momento de su derrota, cuando acaba de descubrirse que ha escrito a dos hombres distintos unas mismas protestas de amor y se ha burlado cínicamente con cada uno de ellos de sus demás cortejadores: el he­cho mismo de que ni siquiera en tal cir­cunstancia renuncie a su carácter, viene a demostrar cuán invencible es éste. Por lo demás, nos damos perfecta cuenta de que su condena no es sino temporal y de que la sociedad, que no vale más que ella, no tardará en aceptarla de nuevo. Como dice el propio Alcestes: «Sa grâce est la plus forte».

V. Lugli