La Altura de los Elfos, Johan Ludvig Heiberg

[Elrerhöj]. Comedia romántica danesa, con can­to y música, de Johan Ludvig Heiberg (1791-1860), estrenada en 1828. Constituye desde entonces, con el espléndido acompa­ñamiento musical de Friedrich Kuhlau (1786-1823), la comedia más popular del teatro danés, continuamente representada con éxito constante. El argumento es mi­tad fábula y mitad intriga. La parte le­gendaria (el rey de la altura de los elfos no tolera la proximidad de ningún otro rey) está extraída de la recopilación de cancio­nes populares hecha por Peder Syv (1695). El rey Cristián IV, en viaje de Vondingborg a Copenhague, quiere descansar junto a su vasallo Albert Ebbesen, que al día si­guiente deberá casarse, por orden suya, con Elisabeth Munk. Pero Albert ama a la po­bre Agnete, y Elisabeth al oficial del rey Poul Flemming. Agnete está bajo la in­fluencia de los elfos, y los elfos combinan todos los enredos de este mundo: donde reine su señor, allí suceden confusiones. Pero cuando, imponente y alegre, llega el gran rey de los daneses, todas las nubes se evaporan, los elfos pierden su poder, en parte cierto y en parte imaginario (suscita­do por el carácter soñador de Agnete y por los escrúpulos supersticiosos de quien se dice su madre), y los amantes, separados de distintas y shakespearianas maneras (v. Sueño de una noche de verano), se reúnen. Además, viendo en el dedo de Agnete un anillo que dio a Elisabeth Munk cuando era niña, el rey descubre que Ag­nete es la verdadera Elisabeth, mientras Elisabeth es la sobrina de su vasallo Walkendorff, a quien Agnete-Elisabeth fue ro­bada. Por temor de la ira real, había com­binado aquel engaño. Así todo se arregla y la voluntad real, junto con el amor de ambas parejas, puede ser respetado al pie de la letra. Agradable y llena de fantasía, la comedia mantiene intacta su límpida lozanía. Pero más que la intriga y los diálo­gos, tienen valor poético en Elverhój las canciones populares que figuran como ad­mirables intermedios y participan de la acción.

G. Puccini