Viajes por Rusia, Francesco Algarotti

[Viaggi di Russia]. Obra de Francesco Algarotti (1712-1764), más tarde llamada Cartas sobre Rusia [Lettere sulla Russia] (de 1739 a 1751), la pre­ferida de su autor por su vivacidad y el sin­fín de noticias que comunicaba a Europa bajo el aspecto familiar de cartas a milord Hervey, vicechambelán de Inglaterra, en Londres, y a Scipione Maffei.

La potencia del Imperio ruso era en el siglo XVIII uno de los motivos más citados en las discusio­nes sobre el estado de los gobiernos y los problemas de las varias razas humanas en el desarrollo de la civilización; el curioso ensayista veneciano hizo un viaje a Petersburgo en 1738-39, y el conocimiento que te­nía de las cortes de Inglaterra y Prusia le dio los mejores elementos para formular un juicio sobre el nuevo pueblo que tras Pedro el Grande se asomaba al escenario occiden­tal. Comprendía Algarotti que Petersburgo era un «gran ventanal abierto en el norte, por el que Rusia mira hacia Europa». Entre citas de poetas latinos y descripciones de viaje, encuentra la manera, en la misma forma epistolar, de hacer observaciones so­bre la sociedad rusa, su organización civil y militar, la autoridad del zar y la poten­cia de los boyardos.

De la misma manera pone de relieve las costumbres de riqueza y lujo, la moda de adaptar la propia cul­tura sobre el modelo de la francesa, la di­versidad de caracteres, desde las castas no­bles a los trabajadores y campesinos, los importantes contactos con China por mer­cancías raras y el tráfico de artículos de primera necesidad para un gran pueblo per­dido entre landas y estepas. De la misma manera describe, a través de los conoci­mientos ganados en Rusia, costumbres y ob­jetos orientales, relojes, telas y perfumes, con un aire de maravilla que en la exposi­ción adquiere rasgos de fábula. Algarotti sabe presentar la brillante materia con un aire bonachón y chistoso, y al mismo tiempo no deja nunca de interesar por la finura con que da sus preciosas noticias e informacio­nes. Las «charlas» con que, en sus cartas, informa a sus amigos y al público curioso de todo tiempo, son claras, perfectamente construidas en una propia unidad de estilo.

C. Cordié