Memorias Secretas Sobre el Reinado de Luis XIV, la Regencia y el Reinado de Luis XV, Charles Pinot Duelos

[Mémoires se­crets sur le règne de Louis XIV, la Ré­gence et le règne de Louis XV]. Obra his­tórica de Charles Pinot Duelos (1704-1772), publicada después de su muerte en 1791. Casi coetáneo de Luis XV, el autor ilustra con agudeza la ruinosa política del Rey Sol que al morir dejó abandonada a Fran­cia entre los más graves problemas de po­lítica exterior e interior que la Regencia trató con grandes dificultades de remediar.

Las páginas sobre la vida de Luis XIV son bastante agudas, aunque estén escritas en tono malévolo y áspero: los vicios y las debilidades del monarca, su tendencia a ceder a la influencia de los jesuitas, las in­trigas en los asuntos de España y su me­galomanía de estadista y de caudillo con­dujeron a Francia al borde de la ruina. La influencia del jesuita Padre Tellier, que sucedió al suave La Chaise, agravó la si­tuación; baste recordar la destrucción de Port-Royal, la persecución de los janse­nistas y la revocación del Edicto de Nantes. La misma escena de la muerte del rey, mientras el Padre Tellier y los demás jesuitas tratan de impedir que hable con el cardenal de Noailles (arzobispo de París, tan combatido por él en el asunto de las prerrogativas reales frente a la Iglesia), tie­ne algo de sombrío y dramático que po­dría por sí solo testimoniar la crisis del reinado. Pasando al período de la Regen­cia, Duelos traza el retrato de Felipe de Orleáns (1674-1723), que muestra las mayo­res simpatías hacia el Parlamento y las libertades populares, y acaba con la influen­cia de los jesuitas que muy pronto son desterrados de Francia.

Grave es la sitúación política en relación con la Iglesia: el cardenal de Noailles resistiendo honrada­mente a la intromisión monárquica del Re­gente, y Dubois, adulándolo bajamente, co­laboran a crear un estado de pánico en las relaciones entre Francia y el Papado. La muerte del Regente y la coronación del joven Luis XV ofrecen ocasión de sistema­tizar la política de la nación. Pero luchas políticas, asuntos de Corte, amores y trata­dos ruinosos, caracterizan también el rei­nado de Luis XV, a pesar del movimiento intelectual y de las nuevas necesidades de vida social. Duelos, que narra con mucha viveza anécdotas y hechos de la Corte, quiere representar la historia «secreta» indagando, entre los bastidores de la vida de los diversos soberanos, la causa de momen­tos históricos considerados de otro modo como inexplicables según la lógica de las cosas. Se aproxima a Saint-Simon por la agudeza del juicio y la despreocupación incluso maligna de las observaciones; y no hay que olvidar que, sirviéndose pre­cisamente en la Corte de las Memorias (v.) manuscritas e inéditas de Saint-Simon (a quien llama «ebrio hasta la locura de su título de duque y de par»), el autor se entretiene narrando con acre sutileza de cronista los acontecimientos de- la Corte, las conversaciones, los tratados secretos y los odios entre las mismas personas de la familia real. La fama de esta obra ha ido menguando con el conocimiento más di­recto de Saint-Simon; sin embargo, con­serva cierto valor por la viveza del estilo y los escorzos de la narración histórica.

C. Cordié

Las Memorias de Duelos sólo han salido perdiendo con la inmediata proximidad de Saint-Simon. (Villemain)

Incapaz de captar los grandes movimien­tos del alma, Duelos se supera en cambio destacando y comprobando las manías pa­sajeras del espíritu de sociedad, como un buen médico empírico que advierte una variedad epidémica, Una enfermedad de estación. (Sainte-Beuve)