La Corona de la Montaña, Petrovic Njegos

[Gorski vijenac]. Poema serbio del príncipe Pe­dro II Petrovic Njegos (1813-1851), publi­cado en 1847. El sueño, ambicionado por tantos poetas, de crear una epopeya nacio­nal del pueblo serbio, fue realizado con este poema por un príncipe montenegrino, abuelo de la ex reina de Italia, Elena de Saboya. Episodio fundamental, entre tantos cuadros históricos serbios, es la llamada «noche de San Bartolomé montenegrina». A principios del siglo XVIII, Montenegro corría el riesgo de perder su libertad e in­dependencia porque los turcos, no pudiendo conquistar el país por la fuerza de las armas, halagaban a los montenegrinos con promesas de bienestar material si pasaban al Islam.

Y he aquí que la discusión pro­puesta por el vladika Danilo, entre los je­fes turcófilos y los jefes de las tribus montenegrinas, para inducir a los renegados a que tornaran a la religión de los antepasa­dos, fracasó; y la decisión de exterminar a los traidores, consagrada en el juramento que los jefes montenegrinos prestaron ante el viejo fanático Esteban, se llevó a cabo en la noche de Navidad: el día santo des­punta radiante para Montenegro, que con ritos y cánticos de alegría celebra su libe­ración. La poesía popular y la poesía artís­tica, lírica, dramática y épica, concurren en esta obra, en la que los coros del pue­blo evocan la batalla de Kossovo y tantos otros episodios de la epopeya serbia. El poema, traducido a doce lenguas, se con­virtió en la expresión del espíritu nacional y figura entre los más inspirados de la lite­ratura de todos los tiempos.

U. Urbani