El Enano de las Musas, Alvaro Cubillo de Aragón

Éste es el significativo título que el escritor grana­dino dio a una colección de Comedias y obras diversas, con un poema de las Cortes del León y del Águila, acerca del búho galle­go, que publicó en Madrid en 1654 y en la que se hallan, junto a varias poesías, diez de las más famosas comedias de las treinta que de este autor se han conserva­do, quien, según nos dice en el prólogo, escribió más de un centenar.

Se abre el Enano de las Musas con el poema de «Las Cortes del León y del Águila», obra de cir­cunstancias, como la mayor parte de sus composiciones, el cual, valiéndose de figu­ras de animales, presenta a Felipe IV y su corte, aludiendo en especial a la Junta de reformación creada por el Conde-Duque. El tono de su poesía no alcanza por lo ge­neral elevados vuelos; hay con todo algu­nos poemas que ofrecen un mayor interés, y de ellos debe recordarse el soneto que el poeta dedica a su propio retrato, del que son los siguientes versos:

«Hoy me parez­co a ti, mas no mañana; / ¡Dichoso tú que naces cada día, / y el tiempo no po­drá con su porfía / poner en ti una arruga ni una cana!».

Se trata, en general, de composiciones laudatorias dedicadas a Fe­lipe IV, a las reinas Isabel y Mariana, al Conde-Duque, al Almirante de Castilla, etc., y de verdadero aliento. Límites estos, no tanto de Goldoni como de la época, de la pátina dorada y de los instintos en ebulli­ción; pero dentro de estos límites, es ésta una comedia genuina. También en ella se enfrentan la nueva y la vieja generación; pero mientras ésta repite, con Fabrizio, la nota acostumbrada de la vejez limitada y maniática, la primera se afirma, más que con nuevas formas y nuevas exigencias, con sentimientos más vibrantes, que parecen un presentimiento del Romanticismo. Al­berto Nota (1775-1847) imitó esta comedia en las Resoluciones en amor [Risolwzioni in amore]. Sebastiano Nasolini y Vittorio Trenti le pusieron música con libreto de Giuseppe Foppa.

U. Dèttore