Crónica de Muhammad Ibn al-Qutiyya

[Ta’ rij iftitah al-Andalus]. Crónica del filólogo e historiador arábigo español Abü Bakr Muhammad ibn al-Qütiyya (muerto en 977), descendiente, por línea femenina, del rey godo Witiza — de ahí su nombre, Ibn al-Qütiyya, «descendiente de la goda»—. En su época fue considerado el más emi­nente filólogo, aspecto en el cual conser­vamos algunas obras, por ejemplo, el Libro de los verbos. [Kiíáb al-afcal] — editado por Ignazio Guidi (Leyden, 1894) y reeditado por CA1I Fawda (Cairo, 1953) —. Su Crónica se nos ha conservado bajo formas de notas tomadas oralmente por algunos oyentes, qui­zá parientes o discípulos suyos. Narra la historia de los musulmanes de al-Andalus desde la invasión hasta el final del reinado del emir cAbd Alláh (912), entremezclando los hechos históricos con leyendas popula­res; su contenido no sólo es desordenado y asistemático, sino incluso impreciso, aun­que por ello mismo la narración es viva, nunca llega a ser monótona y está cuajada de innumerables anécdotas.

En su elabo­ración se valió de obras de autores ante­riores; pero su fuente principal fueron na­rraciones orales de tipo popular, muchas de ellas recogidas de boca de sus maes­tros. A diferencia del Ajbar Maymuca (v.) — téngase presente la ascendencia de Ibn al-Qütiyya — da cabida a noticias acerca de los indígenas islamizados, que no fueron recogidas por los demás cronistas: así, ex­plica la historia de los hijos de Witiza, en especial de Artobás; refiere las hazañas de Ibn Marwán, el Gallego; cuenta las narraciones del poeta nacionalista Garbib, o la sublevación de cUmar ibn Hafsün, etc., aun­que no muestra simpatía por los cristianos sometidos ni por los judíos, a los que men­ciona en contadas ocasiones. El texto ha sido editado por Pascual Gayangos y tra­ducido al español por Julián Ribera (Madrid, 1926).

D. Romano