Crónica de Morelli

[Cronaca]. Sobre­sale entre todos los libros de recuerdos do­mésticos esta crónica escrita por Paolo Morelli (1371-1444), rico lanero salido de aque­lla laboriosa burguesía florentina que entre los siglos XIV y XV fue la más inteligente de Italia y del mundo. Desde 1393 Morelli comenzó a recoger noticias sirviéndose so­bre todo de antiguos documentos familiares, y llevó adelante este trabajo hasta el 1411, dándonos así un libro que si es pre­cioso para el conocimiento de la vida pri­vada de los florentinos de fines del si­glo XIV, por otra parte inicia aquellos tra­tados y memorias «de la familia» tan en auge en el siglo siguiente. Ya las Remem­branzas de Lucca di Matteo da Panzano, las de Giovanni Rucellai, y la más ima­ginativa Crónica de Pitti (v.) abundaban en consejos y preceptos para que la pos­teridad sacase enseñanzas de las vicisitu­des de sus mayores ejemplos de prudencia y de habilidad laboriosa, de manera que lo adquirido por la experiencia a costa de lá­grimas y sangre aprovechara a los hijos y a los nietos.

Pero esta crónica de Morelli, además de los méritos de las otras cró­nicas y recuerdos, tiene una franca sencillez y una eficiencia que la elevan a la catego­ría de obra de arte. Delicados retratos de seres y visiones de límpidos horizontes al­ternan en formas airosas y tranquilas; las montañas del nativo Mugello bien regadas y tupidas, las extensiones de hierba y los bosques fragantes vienen al encuentro del lector, con un aspecto sereno y triste a la vez, que los hace inolvidables y comunica a la límpida prosa cierto carácter ejemplar. La obra de Morelli fue impresa en Floren­cia en 1718 a continuación de la Historia florentina (v.) de Ricordano Malespini, y se espera una edición cuidadosa.

G. Franceschini