Cinq-Mars, Alfred de Vigny

Novela histórica de Alfred de Vigny (1797-1863), publicada en 1826. El joven Henri d’Effiat, marqués de Cinq- Mars, en 1639 va a la corte, con una reco­mendación para el cardenal de Richelieu, que le presentará al rey Luis XIII. Distinguiéndose en el sitio de Perpiñán, adquiere la estimación y el afecto del rey, sin haberse dirigido al Cardenal, que ya le odia. Y Cinq-Mars será uno de los enemigos de Richelieu, que no pueden sufrir su poder absoluto. En 1642, es favorito del rey, gran escudero y uno de los primeros del partido anticardenalista. La conjura contra Riche­lieu se forma en torno al hermano de Luis, Gastón, débil y asustadizo, y a la reina, va­cilante; Cinq-Mars, en cambio, está decidi­do, puesto que, levantándose, podrá conser­var además el amor de María de Gonzaga. Se atreve a hablar a Luis del llanto de Fran­cia, oprimida por el Cardenal, y el rey le es­cucha, casi convencido; pero pronto se deja ganar de nuevo por la fascinación de Ri­chelieu. Cinq-Mars firma un tratado con Es­paña; el Pére Joseph, la Eminencia gris, la sombra del Cardenal, consigue averiguarlo sustituyendo, a escondidas, al confesor de Cinq-Mars y de María. Es la hora del pe­ligro y, puesto que María parece alejarse de él, puede morir. Gastón y los demás se retiran de la conjuración, humillándose ante el Cardenal: también el rey, aunque con pena, abandona al escudero a su suerte. Ri­chelieu triunfa, Cinq-Mars muere con su fiel amigo De Thou; la ambiciosa María se ca­sará con el rey de Polonia. Es la primera novela histórica francesa, en la línea de Scott. No faltan escenas delicadas, páginas dignas del autor; pero predomina el roman­ticismo más tenebroso, con figuras lóbregas, escenas de horror y de excesivo patetismo. Quisiera informar la obra una idea muy apreciada por el poeta: la defensa de la antigua nobleza, sacrificada por Richelieu a la monarquía unitaria y absoluta; pero se trata de una tesis históricamente falsa, de­bido a la cual es alterada la verdad de los acontecimientos y de las personas, com­prendido el juvenil entusiasmo de Cinq- Mars, que ni siquiera De Vigny consigue justificar. [Trad. de Manuel Arnillas (Bar­celona, 1841) y Manuel Azaña (Madrid, 1918)].

V. Lugli

*   Se sacó de esta novela un libreto de Paul Poirson y Louis Gallet para una ópera mu­sical dialogada en cuatro actos y cinco cua­dros: Cinq-Mars, de Charles Gounod (1818- 1893), representada en París en 1877. Es una de las últimas óperas del autor de Fausto (véase) que resulta más bien árida y está muy lejos de señalar una evolución en el estilo del compositor. Abundan los efectos dramáticos convencionales y la melodía no tiene siquiera la rica inventiva y el calor que se encuentran en las mejores compo­siciones de Gounod. Es la expresión, ya fatigada, de aquel teatro musical romántico que había encontrado su forma en la «grand opéra» y que hoy día está casi completa­mente olvidado.

L. Rognoni