La Cintia, Giambattista della Porta

Comedia en cinco actos de Giambattista della Porta (1535-1615), escrita probablemente en su primera juventud. Vuelven con ella los motivos de Plauto y de la comedia del XVI, pero, en el fondo, pre­valece la vivacidad acertada del diálogo cómico, en el empeño, propuesto por los pri­meros comediógrafos del XVI, de actualizar la comedia latina. Eraste y Cintio son muy amigos, pero Cintio es en realidad Cintia, es decir, una muchacha a la que su madre hace pasar por chico, porque de haber sa­bido que no era varón, el padre no se hu­biese casado con su madre. Cintia ama a Eraste, pero éste, desconociendo su verdade­ro sexo, no piensa en ella y está, por el contrario, enamorado de Amasia, la que a su vez es un muchacho, vestido de chica para poder estar cerca de su amada Lidia, hermana de Eraste. La doble mentira trae como consecuencia una serie de confusiones: Eraste, creyendo encontrarse con Amasia, hace madre a Cintia, que la ha sustituido; el padre de Cintia, creyéndola hombre, quie­re darle a Lidia como mujer; Eraste, dis­gustado de que Cintia rehúse casarse con su hermana, la desafía a un duelo. Por último, todo se aclara. Eraste se casa con Cintia, y Amasia, mejor dicho, Amasio, se casa con Lidia. Es una comedia hábil, que inserta motivos patéticos en escenas muy movidas, según el gusto teatral de la se­gunda mitad del siglo. Una técnica escénica más experta, renueva los viejos motivos del teatro clásico reavivándole con un mayor conocimiento de la farsa.

U. Déttore