Las Metamorfosis o El asno de oro, Lucio Apuleyo

Su protagonista y narrador es el joven Lucio que, habiendo ido a Tesalia por negocios, se aloja en casa del rico Milón, cuya mujer Pánfila es tenida por hechicera. Gracias a la doncella Fotis, de la que ha conquistado los favores, Lucio consigue procurarse un poco del ungüento con el que Pánfila con­siguió transformarse en pájaro.

Pero Fotis confunde el vaso y Lucio se convierte en un asno, aunque conservan­do la conciencia y la inteligencia humanas. La misma no­che, los ladrones saquean la casa de Milón y se llevan al asno Lucio para cargar el botín. Tras varias peripecias lle­gan a la cueva de los ladrones y aquí Lucio tiene opor­tunidad de escuchar la larga y hermosísima fábula de Amor y Psique, que es narrada por una anciana a una muchacha raptada por los malhechores.

Después de que los ladrones hayan sido vencidos por el prometido de la muchacha, Lucio pasa de amo en amo, viéndose some­tido a infinitas violencias y testigo mudo de los más ab­yectos vicios humanos, hasta que llega a la costa de Cencres, donde se adormece.

En sueños se le aparece la dio­sa Isis, que le ordena dirigirse al día siguiente a la procesión que se celebrará en su honor y comer las rosas que el sacerdote llevará consigo; así podrá recobrar su apa­riencia humana. Todo acontece según lo predicho en el sueño, y Lucio, agradecido, se inicia en el culto de Isis y Osiris, su esposo divino, y se consagra a su servicio.