Vergel del Arte de la Música Acompasada, Marchetto da Padova

[Pomerium in arte musicae mensuratae]. Tratado de teoría musical de Marchetto da Padova (que vivió entre la segunda mitad del siglo XIII y la primera del siglo XIV), aparecido después de 1309, dedicado a «Domino Roberto Jerusalem et Siciliae Regi», o sea a Roberto de Anjou, cuyo reinado en Nápoles comenzó precisa­mente aquel año.

El título latino es impro­pio: «pomerium» está en lugar de «pomarius» que significa pomar, o sea huerto fru­tal. En este tratado el autor se ocupa exclu­sivamente de la música «mensurata»: en esto radica la distinción fundamental con el Elu­cidario (v.), que trata de la «música llana», o sea del canto llano. Como la música acompasada, que se identifica con la poli­fonía, es la característica de dicha época, el Pomerium tiene mayor interés práctico e incluso importancia capital para el cono­cimiento del sistema musical de la «Ars nova» italiana y para la lectura de las obras pertenecientes a ella, como las de Fran­cesco Landino, Jacopo da Bologna, Giovanni da Cascia, etc. El tratado se compone de tres partes. La novedad más importante que contiene es el reconocimiento de la me­dida binaria o «imperfecta», junto a la ter­naria o «perfecta» que en la escuela ante­rior polifónica, la llamada «Ars antiqua», representada en la teoría por los dos Franconi, por Giovanni di Garlandia, etc. — se­gunda mitad del siglo XIII —, era la única adoptada: por ello la innovación debió de producirse, en la práctica musical, al nacer el nuevo siglo.

Marchetto conoce cuatro especies de medida binaria, a saber: bina­ria, cuaternaria, senaria imperfecta (3 más  3), octonaria; y otras tantas de medida ter­naria, a saber: ternaria, senaria perfecta (2-j-2+ 2), novenaria, duodenaria (4 + 4 + 4). No hay todavía signos convencionales para indicar la medida de un fragmento; se desarrollarán más tarde en la práctica. Las unidades rítmicas conocidas por Marchetto son: «longa», «brevis», «semibrevis» y «mí­nima»; pero esta última está todavía con­siderada como una variedad de la «semi­brevis», que tiene valores y figuras muda­bles; en ello radica el defecto principal del sistema, que quedará corregido únicamente por las experiencias de músicos y teóricos franceses, empezando por Philippe de Vitry (v. Ars nova). En compensación, el ritmo y las notaciones italianas son más senci­llas, y quedan libres de las artificiosas suti­lezas de los franceses, que más tarde, con la salida de Aviñón de los papas (1377), habían de introducirse también en Italia. Por otra parte, el mismo Marchetto conoce la tradición francesa: incluso donde com­para el sistema rítmico de los «Gálicos» con el de los «Itálicos», muestra preferencia por el primero. El Pomerium fue reproducido en el volumen III de la colección de Escri­tores eclesiásticos de música sagrada (v.) de Gerbert.

F. Fano