Universal Vocabulario en Latín y Romance, Alfonso de Palencia

Obra de Alfonso de Palencia (1423-1492). Representa esta obra un curioso antecedente de la de Nebrija, aun­que pronto fue superada por ésta. La figura de su autor, uno de los humanistas repre­sentativos del siglo XV, tiene gran interés.

Nacido en Osma, pasó a Italia a estudiar latinidad, y sucedió a Juan de Mena como secretario de cartas latinas del rey Juan II. Enemigo de Enrique IV, cultivó la sátira politicosocial contra la sociedad de aquel reinado, militando en el bando de don Alfonso, y por ello, más tarde, fue fiel ser­vidor de la reina Isabel. A ruego de ésta e interrumpiendo «muchas vigilias que antes continuaba en escribir otros libros» — según él mismo declara — redactó este vocabulario, o Recolection et exposición de vocablos, como lo llama, empresa que califica «de prolongado afán e de muy difícil cualidad». Fue publicada en Sevilla en 1490, y la de­dicó a la reina. El título — según señala Amado Alonso — no tiene nada de excep­cional para su época y aun para la que inicia el siglo XVI. Aunque su punto de vista es el latín, resulta provechosa su consulta para el estudio de la lengua ro­mance.

Con análogo criterio acometió su Opús sinonimorum, que terminó en 1492, año de su muerte. El Universal vocabulario, aparecido dos años antes que el de Nebrija, está impreso a dos columnas, una de ellas en latín y la otra en castellano, y es fruto del entusiasmo que por el latín sintió la corte de Juan II, acrecido más tarde en la de los Reyes Católicos.

M. García Blanco