De la Unidad y Pluralidad Divina, Ramón Llull

[De divina unitate et pluralitate]. Obra teológica de Ramón Llull (1232-1316), com­puesta en París el año 1311 y dedicada a Felipe el Hermoso, de Francia.

Los filóso­fos han sido llevados a sostener la eterni­dad del mundo, porque ignorando la Trini­dad y su vida eterna, debían atribuir a Dios una intervención eterna e infinita «ad ex­tra»; pero esto equivale a situar casi en el mismo terreno la generación eterna del Verbo y la producción del mundo. Siguien­do especialmente las huellas de Ricardo de San Víctor en la obra La Trinidad (v.), Llull trata también de proporcionar al misterio de la unidad en la Trinidad «razo­nes talmente plausibles y evidentes, que una inteligencia bien organizada y equilibrada no puede negar razonablemente»; pero en todo momento mantiene que sin la fe no existe posibilidad de alcanzar una plena demostración, porque «la fe es el hábito por el que la inteligencia trasciende sus fuerzas naturales». La bondad infinita de Dios, que libremente crea por amor — lo que presupone la trinidad de las personas divinas —, es la idea principal de la teo­dicea luliana y por consiguiente también el primer principio o «fuente» de las proce­siones divinas.

G. Pioli