Tablas Eugubinas, Anónimo

[Tabulae Iguvinae]. Son siete tablas de bronce, monu­mento fundamental para el conocimiento de la lengua umbra.

Descubiertas en 1444 fueron objeto de diversas interpretaciones: Gabriele Gabrielli fue el primero en reali­zar un ensayo de traducción, en 1596; la primera edición apareció en el De Etruria, regali, de Thomas Dempster, el año 1723; pero estos primeros investigadores de las Tablas eugubinas no pudieron llegar a re­sultados seguros, apoyándose exclusivamen­te en las lenguas etrusca y latina; fueron otros estudiosos más perspicaces los que consiguieron descubrir la individualidad de la lengua eugubina, registrando su paren­tesco no sólo con el latín, sino más todavía con las lenguas arias. Realmente, oponiendo el etrusco al itálico en sus Beiträge zur Deutung der eugubinischen Tafeln (1833), Christian Lassen logró, apoyándose en ba­ses comparativas, descifrar el texto.

Poco después G. F. Grotefend publicó en 1835 los Rudimenta linguae umbricae; a su vez Riccardo Lepsius en el De tabulis eugubinis (1833) descubría las diferencias entre el alfabeto etrusco y el umbro. Michel Bréal en Les tables eugubines (1875) halló el significado de muchas palabras hasta en­tonces confusas; y empleando el método combinatorio, que observa el significado de las palabras, y confrontando los diversos textos, T. Aufrecht y A. Kirchoff, en su obra Die umbrischen Sprachdenkmäler (1849-1851) descifraron algunos pasajes di­fíciles, que más tarde vino a justificar F. Bucheler(1883) con el estudio y la com­paración de las costumbres romanas. Expli­cadas por arqueólogos, lingüistas y filólo­gos (la última edición es de Devoto), las Tablas eugubinas encierran descripciones de ceremonias religiosas.

La consagración de la acrópolis y la ilustración del pueblo eugubino están descritas en las tablas I, VI y VII; la II describe los sacrificios; las tablas III-IV hablan de las ceremonias anua­les de la confraternidad de los hermanos Atiedos, semejantes, tal vez, a los herma­nos romanos Arvales. Léense también las prescripciones sobre la ordenación interna de la confraternidad y sobre las tareas que le incumben. Parte de la tabla II y de la V tratan de las relaciones de los pueblos ve­cinos con las ceremonias de Gubbio.

F. Della Corte