Tablas de las Direcciones y de las Proyecciones, Regiomontano

[Tabulae directionum projectionumque]. Obra de Regiomontano (Johann de Königsberg, 1436-1476), llamado también Joannes de Regiomonte, J. Müller, J. Del Monte, etc., matemático y astrónomo de gran valor, que ejerció una influencia considerable sobre los progresos de las ma­temáticas y de la astronomía, pero que fue asimismo un hombre de su tiempo que se perdía en fantasías astrológicas.

Publica­das por vez primera en Nuremberg en 1475 y repetidamente hasta principios del siglo XVII, estas Tablas constituyen un instru­mento en las lucubraciones de la astro- logia llamada «judicial» porque estudiaba los «juicios» (trad. del árabe «abham») dic­tados por los cuerpos celestes sobre las cosas terrenas. Es generalmente sabido que el fin de la astrología judicial era trazar el «horóscopo», es decir, de la observación de la situación de los astros en el momento del nacimiento de una persona, conocer todo lo que le debía acontecer en el curso de su vida. Entre los datos que utilizaba el astrólogo para determinar el estado del cielo, uno de los principales era la «direc­ción».

Por ésta se entendía el cálculo del arco (proyectado sobre el ecuador) que un «promisor», siguiendo el movimiento diur­no, debía describir para alcanzar un deter­minado punto del cielo, llamado «significador». Los «promisores» eran todos los planetas, comprendidos el sol y la luna, las estrellas fijas, los nodos de la órbita lunar, etc. A las 54 tablas de direcciones, así como a las 60 de «ascensiones oblicuas» (otro término astrológico), preceden un bre­ve método para usar las citadas tablas y 31 casos como ejemplo.

G. Martinelli