Refranes Que Dicen Las Viejas Tras El Fuego, Iñigo López de Mendoza

Conjunto de refranes o proverbios recopilados por Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana y se­ñor de Hita y de Buitrago (1398-1458), cu­ya paternidad ha sido discutida alguna vez, aunque sin fundamento. Existen de esta obra varias ediciones: la más antigua es la hecha en Sevilla en 1508.

En 1852 fue incluida en la edición de Amador de los Ríos: Obras de don Iñigo López de Mendoza… En 1911 apareció en la «Revue Hispanique» una edición al cuidado de U. Cronan: Refranes que dicen las viejas tras el fuego. Compuesta por orden del rey Juan II de Castilla (Iñigo López de Mendoça, a rue­go del rey don Johan, ordenó estos refra­nes que dicen las viejas tras el fuego; e van ordenados por la orden del a, b, c, así reza su título), esta obra, al decir de Valbuena Prat, es una contribución a la «afición a los motivos populares» propia del marqués. Estos refranes como contri­bución a la literatura paremiológica tienen capital importancia, tanto por su contenido como por su estilo. Véanse algunos ejem­plos: «A consejo ruyn, campana de made­ro», «Bien sabe el asno cuya casa rebuzna», «De rabo de puerco, nunca buen virote», «El buey ruyn en el cuerno cresçe», «Una golondrina non face verano».

Muchos de ellos persisten todavía en el pueblo español. Estos refranes no desdicen de las gran­des colecciones de la Edad Media, de Patecchio, Sem Tob, Jaime I, Guilhem de Cervera, Yehudá Bonsenyor, Llull, etc.