Principios de Economía Política, William Sénior Nassau

[An Outline of the Science of Political Economy ]. Publicados en la «Enciclopedia Metropolitana» en el año 1835, tuvieron una notable importancia en la historia de la economía política. En la primera parte, dedicada a explicar los conceptos funda­mentales, el autor William Sénior Nassau (1796-1863) define la economía política como una ciencia que trata de la naturaleza de los productos y de la distribución de la riqueza.

Es riqueza toda cosa que posee un valor, bien sea útil, limitada en cantidad o transferible. La medida del valor considerado como valor de cambio está determinada por la demanda y la oferta. En este punto el autor compendia los hechos generales de que consta toda la ciencia económica, en cuatro proposiciones elementales:

1) el de­seo de riqueza es general (ilimitación de las necesidades; superproducción tan sólo parcial mediante equilibrios localizados);

2) el aumento de la población es frenado solamente por las enfermedades morales y físicas o por la temida carencia de bienes que la costumbre hace creer necesarios;

3) la fuerza del trabajo y de los instru­mentos de producción de la riqueza pueden aumentarse indefinidamente con el uso de sus productos para una ulterior producción (al tratar de los factores de la producción expone el autor su teoría del ahorro como fruto de la «abstinencia», del uso impro­ductivo en favor de la producción ulte­rior; el capital como factor productivo es el resultado combinado del trabajo, de los agentes naturales y de la abstinencia);

4) leyes de las compensaciones decrecientes en la agricultura (mientras en la industria, el trabajo y las máquinas aseguran una productividad creciente).

En la parte de la obra en que se trata de la distribución del rédito, Sénior distingue el coste de la pro­ducción (por parte de la oferta) del coste de la reproducción (por parte de la deman­da), que tienden a coincidir en tiempo de competencia perfecta, mientras divergen en cualquier otra situación, que sin más se define como de monopolio. Existen dos tipos antitéticos de monopolio, uno impropio (cuando se goza de una cuasirrenta) y otro propio (monopolio natural). Asimismo la limitación de la tierra da origen a un mo­nopolio (concepción de la renta como renta intensiva, motivada por el fenómeno de los pagos decrecientes). Analizadas la composición del coste de producción y la influencia de éste sobre el precio, analizados los efec­tos de los impuestos sobre la producción, trata el autor de hallar los límites y las causas de las variaciones de la acumula­ción de las compensaciones a los factores productivos (el salario real total de la clase obrera depende del fondo destinado al mantenimiento del trabajo, en relación con el número de trabajadores).

Sigue, aunque criticándolo en ocasiones, el criterio de Smith acerca de la determinación y la di­versidad de los salarios y de los beneficios. Estos Principios de Sénior, profesor de Ox­ford desde 1826 a 1831, son una típica demostración del método seguido por los autores de la «escuela clásica», es decir, el método deductivo. Pero Sénior lo usa con criterio que podríamos llamar extremista, hasta el punto de que pretende resumir todos los fenómenos de la realidad econó­mica en sólo cuatro proposiciones genéricas. Su estudio sobre el coste de producción y de las retribuciones a los factores produc­tivos está considerado como una buena con­tribución científica; sobre todo se recuerda su idea (bastante discutida) del ^ interés como retribución por la «abstención» por parte del capitalista del inmediato consumo de los bienes.

F. Feroldi