Notas sobre la Radiactividad, Pierre y Marie Curie

Fueron publicadas por los esposos Pierre (1859- 1906) y Marie Curie (de soltera Sklodowska, 1867-1934) durante los años de su vasta colaboración científica, iniciada con su ma­trimonio en 1895. Desde 1890, Curie se ha­bía dado a conocer como experimentador concienzudo y hábil en las investigaciones sobre el desarrollo de la electricidad polar en los cristales por efecto de la presión, en sus estudios de los fenómenos piezoeléctricos, y en particular sobre las deformaciones eléctricas del cuarzo, recientemente apro­vechados en las aplicaciones de las ondas ultra sonoras y en las de radio. Otras inves­tigaciones suyas que merecen ser recorda­das versan sobre la simetría, sobre el cálcu­lo de los movimientos atenuados, sobre las propiedades magnéticas de los cuerpos a diversas temperaturas, etc., todas anteriores al descubrimiento de la radiactividad, tema sobre el cual fueron publicadas unas treinta memorias entre 1898 y 1906.

De estas úl­timas, seis llevan explícita la colaboración de su esposa y algunas otras de sus colegas G. Bémont, G. Sagnac, A. Debierne, H. Becquerel, I. Danne, Dewar, A. Laborde, Ch. Bouchard, V. Balthazard. Las notas acerca de la radiactividad, escritas en co­laboración con su esposa, son las siguientes: Sur une substance nouvelle contenue dans la pechblende (polonium) (Comunicaciones, t. CXXVII, p. 175, 18 julio 1895); es conti­nuación de otra (Com., t. CXXVI, p. 1.101) presentada por la señora Curie y en la cual se emitía la opinión de que la gran ac­tividad, superior a la del uranio y del torio, que poseían ciertos minerales que conte­nían los metales mencionados (pechblenda, calcolita, uranita), era debida a otra subs­tancia activísima existente en pequeña can­tidad en esos minerales. Esta primera me­moria refiere las pruebas hechas para aislar esta nueva substancia por medio de reac­ciones químicas comprobadas con el elec­trómetro y con el cuarzo piezoeléctrico. Ob­servando de este modo las actividades de los diversos sulfuros separados de la pech­blenda, los esposos Curie llegaron a la conclusión de que existía un nuevo metal que, por el nombre de la patria de la se­ñora Curie, fue llamado polonio; Sur une nouvelle substance fortement radio-active contenue dans la pechblende (Com., tomo CXXVII, p. 1.215, 26 diciembre 1898), en colaboración con G. Bémont, en la cual se expone el procedimiento que condujo al descubrimiento del radio, mucho más ac­tivo que el polonio.

Estos dos metales, por entonces, no pudieron ser aislados en estado de pureza, pero sus propiedades fueron es­tudiadas en sus sales; Sur la radio-activité provoquée par les rayons de Becquerel (Com., t. CXXIX, p. 174, 6 noviembre 1899), donde se estudia y confirma que la radiac­tividad inducida no es debida a restos de materia radiactiva, transportada en for­ma de vapores o de polvo, sino que, por el contrario, es una especie de irradiación secundaria procedente de los rayos Becque­rel; a diferencia de los rayos secundarios Róntgen, que se originan bruscamente en el preciso momento en que el cuerpo que los emite es atacado por los rayos y cesan al suprimir éstos, la radiactividad, indu­cida permanece y se desvanece gradual y regularmente; Effets chimiques produits par les rayons de Becquerel (Com., tomo CXXIX, p. 823, 20 noviembre 1899), entre los cuales: la transformación del oxígeno en ozono con productos radíferos activísimos y muy luminosos, la acción colorante sobre el cristal, el cambio de coloración en el platinocianuro de bario, etc.; Sur la charge électrique des rayons déviables du radium (Com., t. CXXX, p. 647, 5 marzo 1900), donde se completa una nota anterior de Curie en la que se distinguían dos especies de rayos de radio: los desviados y los no desviados de un campo magnético, afirman­do que los primeros están cargados de elec­tricidad negativa; Les nouvelles substances radio-actives et les rayons qu´elles émettent (Rapports présentés au Congrés Interna­tional de Physique, 1900, t. III, p. 79), subdividido en los siguientes párrafos: rayos del uranio, métodos de medida, radiactivi­dad de los compuestos del uranio, rayos tóricos, minerales radiactivos, método de investigaciones, gas temporalmente activo, polonio, radio, actinio (descubierto por Debierne), espectro del radio, masa atómica del radio, rayos emitidos por las nuevas substancias radiactivas, efectos de fluores­cencia, efectos luminosos, efectos químicos, coloración del cristal, acción de la tempe­ratura, acción del campo magnético sobre los rayos de Becquerel, rayos desviados y no desviados, poder penetrante de los rayos no des viables, carga eléctrica de los rayos del radio, radiactividad inducida, disemi­nación de los polvos radiactivos y natura­leza de los rayos de Becquerel (este trabajo constituye la relación más importante y completa que resume sus notas anteriores con los pormenores experimentales y los da­tos numéricos de las investigaciones); Sur les corps radio-actifs (Com., t. CXXXIV, p. 85, 13 enero 1902), en la que se precisan las hipótesis sobre el origen de la energía de la radiactividad.

Después de esta memo­ria hay muchas más en que no se halla ex­plícita la colaboración de los cónyuges, los cuales, sin embargo, continuaban perseve­rando en sus investigaciones. Pero el 19 de abril de 1906, un trágico accidente truncó aquella gloriosa colaboración con la muerte del marido, quien no había cumplido to­davía los cuarenta años, dejando a Mme. Curie el cargo de completar este nuevo capítulo de la física experimental que con tanta luz ilumina el misterioso universo de los átomos. Todos estos escritos que re­volucionaron el campo de la ciencia, junto con los demás trabajos de Curie, se hallan reunidos en CEuvres de Pierre Curie pu- bliées par les soins de la Société francaise de Physique (París, 1908) con un prefa­cio de la viuda, que sucedió a su esposo en la cátedra de la Sorbona y en 1910 consiguió finalmente aislar el radium me­tálico. Entre los trabajos de Mme. Curie recordemos el Tratado sobre la radiactividad (v.) y Les radio-éléments et leur classifica- tion, en Les progrés de la Physique moléculaire, Conférenees faites en 1913-1914 (Pa­rís, 1914).

P. Pagnini